Vivir en dos culturas nos potencia las cualidades como agentes de paz

Vivir en dos culturas nos potencia las cualidades como agentes de paz

Tener el privilegio de vivir rodeado de más de una cultura trae consigo responsabilidades sociales. El saber manejar las exigencias entre dos o más culturas es lo que llamamos “cualidades pluriculturales”. Las personas con tales destrezas de comprender los códigos de varias culturas pueden servir de empalme entre grupos con diversidad y como agentes de paz de alto impacto en la sociedad. Este trabajo requiere acciones intencionales y sabiduría.

La primera estrategia en aplicar es escuchar con detenimiento a todas las partes. Para poder medir el impacto de alguna acción es necesario de entrada prestar atención sin causar interrupciones, se trata de la evaluación de la situación. La segunda estrategia es con paciencia abrir las puertas a la comunicación. Relacionarse en el mismo idioma cultural de las personas en el grupo y manejar todos los elementos con calma y actitud de paz. La tercera estrategia es ofrecer ayuda en lo que sea necesario y aportar sea con trabajo o con sugerencias de servicios disponibles. Siempre mantener un espíritu servidor y transformador.

Queda claro que para ser un agente de paz entre culturas hay pasos intencionales que podemos tomar. La honra de poder conectar culturalmente a las personas de una comunidad tiene gran valor y sirve de herramienta para resolver retos que impactan tanto a nivel local como internacional. Por el beneficio de la humanidad, vale la pena reflexionar sobre nuestra misión dentro de la tarea de educar, potenciar y darle esperanzas a otros a través de nuestra postura como agentes culturales para poder aportar prosperidad general y la paz que tantas naciones añoran.

#CulturePhilanthropy

 Foto portada: Daniel Funes Fuentes – Unsplash

 

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico, el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades. Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.

Escribir un comentario…

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.