Santa: Una leyenda roja de amor y bondad

Santa: Una leyenda roja de amor y bondad

 

Todos le conocemos por muchos nombres: San Nicolás, Santa Claus, Papá Noel. Depende de cada país. Lo que no varía nunca es el significado que envuelve ese nombre y que atrae a los niños del mundo. Vestido en traje rojo de amor y esperanza es el mayor ícono de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Foto de www.latinamericanart.com

Foto de www.latinamericanart.com

San Nicolás de Bari nació en Patara, ciudad del distrito de Licia, Turquía, en una familia rica y aunque su vida era cómoda, destacó desde niño por ser generoso y caritativo sobre todo con los más pobres.

Hacia el siglo XVII, emigrantes holandeses llevaron la costumbre a Estados Unidos, donde se suele dejar galletas o pasteles caseros y un vaso de leche a Santa Claus, nombre que deriva del alemán donde se dice Nikolaus.

Y aunque el santo verdadero era delgado y alto, hoy la representación común es la de un hombre gordo, con traje rojo y una bolsa de regalos. San Nicolás de Bari en su generosidad, solía regalar. El amor y la bondad deben prevalecer en Navidad y quizás ese sea el mayor legado de un ser humano legendario. Hoy habrá que rescatarlo de una comercialización excesiva que ha hecho que muchos olviden el verdadero significado, no sólo del santo sino de las navidades.

Un ícono norteamericano por excelencia

christmas-scene-1006221_1920Quizás se trate de una leyenda antigua, compleja. Realmente la imagen de San Nicolás con trineo, renos y bolsas de regalo es más un producto del imaginario estadounidense. Se le debe al escritor inglés Clement Moore, quien escribió el poema ‘Una visita de San Nicolás’ en 1823, imaginando que Papá Noel surcaba los cielos en un trineo llevado por nueve renos: Rudolph, Donner, Blitcher, Cometa, Cupido, Brillante, Danzante, Centella y Zorro. Junto a la señora Noel, sus renos y duendes, cada año abre un portal mágico para surcar los cielos de todos los países del mundo y entregar los preciados juguetes a cada niño o niña en una única noche, la víspera del 25 de diciembre, sin importar si se tiene o no un árbol de navidad o se vive en un desierto o en la Patagonia.

Esa es la versión más común. Los occidentales lograron sincretizar la imagen del santo obispo cristiano con los mitos solares del solsticio de invierno.

Padre de bondad, la generosidad hecha hombre

San Nicolás de Bari nació en el año 280. Su padre deseaba que fuese comerciante y su madre, al contrario, lo quería sacerdote. La peste resolvió el dilema con la muerte de ambos y el joven Nicolás se entregó a Dios en Mira, antigua ciudad licia de la Anatolia Egea, actualmente Turquía.

Sus padres murieron tratando de ayudar a los enfermos de su ciudad y Nicolás, ya huérfano, entregó todos sus bienes a su pueblo. Se fue a Mira, donde se ordena de sacerdote a los 19 años.

Foto de www.preguntasantoral.es

Foto de www.preguntasantoral.es

Cientos de historias narran su bondad hacia con los pobres y necesitados y sus milagros. Sus reliquias reposan hoy en la Basílica de San Nicolás, Bari, Italia. Para los marinos es santo patrono porque siempre que fue invocado, sobre todo en tempestades, recibieron ayuda, calmándose las aguas. Consta que falleció el 6 de diciembre del año 345. Desde el siglo VI se construyeron templos en su honor y en 1087 sus restos fueron llevados a Bari, en Italia. Hacia el siglo XII, la tradición católica de San Nicolás creció por Europa y se extendió a muchos países.

La inclinación de San Nicolás por los niños fue intensa. Se dice que hizo milagros de sanación inmediata para muchos. Una vez ayudó a un padre de tres hijas que no podía casarlas por falta de dotes. Les regaló saquitos llenos de monedas de oro, en entregas en secreto, poniendo el obsequio en las medias de las niñas que se secaban en la chimenea.

Los orientales le conocen como San Nicolás de Mira o Myra. En Occidente se le reconoce por la ciudad italiana de Bari, a donde fueron llevadas sus reliquias y se hizo popular por la cantidad de milagros cumplidos.

Papá Noel, su historia en Navidad

santa-claus-551305_1920

En Europa se le llama Papá Navidad, Father Christmas, Père Noël, Babbo Natale, excepto en España y otros países de habla hispana, en los cuales se ha castellanizado la palabra francesa Noël como Noel.

La tradición romana de celebrar las fiestas saturninas donde se regalaban obsequios a todos los niños era común en la antigüedad. Se hacía a mediados de diciembre. Las costumbres europeas llegaron a Estados Unidos con los inmigrantes holandeses radicados primero en Nueva York (Nueva Ámsterdam) hacia 1624. Entre ellas estaba la festividad de su patrono Sinterklass, celebrada entre el 5 y el 6 de diciembre.

Para 1809, el escritor Washintong Irving escribió una sátira, Historia de Nueva York, en la que deformó al santo holandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus. Más tarde, el poeta Clement Clarke Moore en 1823 publicó un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus, basándose en el personaje de Irving. Hacia 1863 adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón gracias al dibujante alemán Thomas Nast, quien diseñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper’s Weekly. Allí adquirió su vestimenta y se cree que su creador se basó en las vestimentas de los obispos de viejas épocas para crear este San Nicolás, que ya nada tenía que ver con San Nicolás de Mira.

A mediados del siglo XIX, el Santa Claus estadounidense pasó a Inglaterra y de allí a Francia, donde se fundió con Bonhomme Noël, el origen de nuestro Papá Noel, quien tenía parecido físico con Santa Claus, pero vestía de blanco con vivos dorados. Igualmente a fines del siglo XIX, a partir de un anuncio estadounidense de la Lomen Company, se crearía la tradición de que Papá Noel procedería del Polo Norte, y se popularizarían completamente los renos navideños como medio de transporte de Santa Claus.

Luego, en 1902, el libro infantil The Life and Adventures of Santa Claus de L. Fran Baum, origina la historia de cómo Claus se ganó la inmortalidad, al igual que su título de santo. Igualmente, ya en el siglo XX, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus/Papá Noel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931. Durante muchos años se le vistió de blanco y verde y fue gracias a la campaña masiva de Coca-Cola que Santa Claus terminó vestido de color rojo y blanco.

En cuanto a la morada de Papá Noel, como la leyenda se originó en el Hemisferio Norte, a principios del siglo XX se esparció la idea de que viviría en el Polo Norte; sin embargo, hay que recordar que existen otros lugares cercanos postulados como su hogar, los cuales son: Laponia sueca, Laponia finlandesa y Groenlandia; puesto que el Polo Norte está en medio del Océano Ártico.

 

santa-claus-685411_1920

El verdadero corazón de Santa

Lo que sí es cierto es que Santa, Papá Noel, San Nicolás representa mucho más que un ícono comercial. Hoy, países como Alemania, Austria, República Checa y España reclaman públicamente el abuso de la comercialización de esta imagen. Movimientos anti Santa reclaman el reconocimiento del origen cristiano de la imagen de San Nicolás, para destacar la bondad y el amor por la humanidad en vez de un consumismo desmedido, así como el olvido del nacimiento de Jesús, que ha quedado en segundo plano y, por consecuencia, el desprecio hacia otra fecha hermosa: el día de los Reyes Magos.

Navidad es mucho más que regalos, mucho más que compras, juguetes y un festín de comida. Santa, Papá Noel, San Nicolás debe representar la bondad y el amor como sentimientos guías para una humanidad cada vez más sumergida en la guerra, la violencia y las agresiones entre países. Mucho para reflexionar.

Comentarios

comentarios

Categorías: Bar de Noticias

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.