Navidad en familia: sinónimo de emoción y tradiciones

Navidad en familia: sinónimo de emoción y tradiciones

Llegó diciembre y con él las más acentuadas emociones y tradiciones familiares. Todo ello rodeado de las más alegóricas decoraciones paganas y religiosas, pasando por la preparación de comidas especiales y el ánimo de fiesta que embarga a casi todos.

Los colores brillantes, íconos, melodías especiales se encuentran en cualquier ambiente. Se inicia en las vitrinas de los establecimientos comerciales, calles y en cada hogar que, según su costumbre, posee períodos específicos para hacer presente las fiestas en su interior.

En muchas familias son los niños quienes más estimulan la decoración de la casa y quienes más la disfrutan. Colores, personajes relacionados con la época y la incorporación de personajes animados vestidos de temporada, son la delicia de grandes y pequeños. La fantasía se desborda y el disfrute de ella se evidencia en casi todos.

Navidad en familia: sinónimo de emoción y tradiciones

Los colores brillantes, íconos y melodías especiales se encuentran en cualquier ambiente en estas fechas.

En la familia comienza una división de tareas, los que decoran, los que cocinan, los que compran regalos. Por supuesto, no pueden faltar aquellos del escuadrón de limpieza, restauración y pintura, en el caso de familias de presupuesto estrecho donde no existe la posibilidad que un tercero realice estas actividades. Cada miembro comienza a perfilar sus preferencias por una u otra tarea, y si no llegase a ser así, por lo menos el compromiso a realizarla. Se hace manifiesta la organización que puede alcanzar la familia para estas actividades, el disfrute o no de las mismas, hará la diferencia en el sentido y mantenimiento de lo que se denominan tradiciones.

Las tradiciones son en sí mismas, el sello que distingue regiones, temporadas y familias. Las fiestas decembrinas por excelencia son el período donde éstas se hacen más evidentes. Es un repetir de la misma manera, acciones que otorgan identidad no sólo a un momento sino a la familia dentro de él. El disfrute, conflicto o sufrimiento de estas será una opción que cada grupo escoja.

Si las costumbres son aceptadas y compartidas con armonía, sabiendo el por qué de su existencia, las fiestas decembrinas tendrán un sentido de índole más emocional y personal que material. Sin embargo, si es un automatismo limitado a decoraciones, vestimenta y regalos, podría convertirse en una carga muy odiosa de llevar, por el sinsentido, superficialidad y costo monetario.

La familia está llamada a hacer un alto en el posible automatismo que pudiera impregnarse a muchas de las actividades, para resaltar la significación que las mismas representan. Significación que puede bien ser religiosa, espiritual y/o simplemente emocional. Lo más importante, trascendiendo de la mera superficialidad de la decoración, fiestas y regalos.

 

Comentarios

comentarios

Autor

Cristina Paz

Nacida en Maracaibo, Venezuela, actualmente resido en Florida. Psicóloga, Magister en Psicología Clínica, Doctora en Ciencias Humanas con acreditación de Actividades Postdoctorales en Ciencias Humanas. Profesora Titular- Jubilada de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Zulia, Venezuela. Formada y facilitadora en terapia familiar sistémica, metodología de la investigación y psicología positiva. Investigadora en materia de familia y violencia familiar, desde 1999. Terapeuta familiar y asesora de procesos educativos. Ponente en eventos científicos, con artículos publicados en revistas indexadas. Mi lema: La determinación, el coraje y el amor, son los principales aliados en la consecución de nuestras metas.