Margarita Dáger-Uscocovich: “Escribir es la forma más transparente de ser uno mismo”

Margarita Dáger-Uscocovich: “Escribir es la forma más transparente de ser uno mismo”

A la audiencia de La Nota Latina, especialmente aquellos que buscan semanalmente las novedades de la sección DESTINOS, se le debe hacer familiar el nombre de Margarita Dáger-Uscocovich, una de nuestras grandes colaboradoras en materia de crónicas de viajes. Sus artículos reflejan el gusto por la escritura, una vocación que no es de reciente data.

Margarita Dáger-Uscocovich: "Escribir es la forma más transparente de ser uno mismo"Empezó a escribir a los 10 años de edad, principalmente poemas, y participaba con relatos cortos y reseñas en los periódicos murales de la escuela, donde fue editora de la revista del plantel por dos años. Profesionalmente, comenzó a escribir hace cuatro años y al día de hoy es conocida en el ámbito cultural y literario de la comunidad hispana en Charlotte. Ha participado en llamados literarios: Arte Latino de Queens University de Charlotte y el Festival del Quixote de Raleigh.

“Escribir para mí es una forma de quedarte en el mundo o de huir de él, es recuperar memorias y crearlas también; es hacer válida mi identidad como mujer, mi pensamiento como persona y mis sentimientos como ser humano vulnerable a todo lo que me rodea. Es quizá la forma más transparente de ser uno mismo”, expresa la autora.

Margarita encuentra en la escritura la posibilidad de proyectar opiniones, ideas, intereses, preocupaciones. Es la forma de decirle a la gente que hay diferentes puntos de vista. “Mi meta es conciliar mi trabajo como creadora con el modo de supervivencia en la que vivimos los escritores no reconocidos”, acota.

Cotidianamente, se impone la disciplina de dedicar dos horas a la escritura. Siempre lleva consigo una libreta, donde plasma las ideas o las frases que se le vienen a la memoria cuando algo la conmueve o llama su atención; esta práctica la ayuda a desarrollar ensayos, poemas o historias.

Margarita se define como una persona dedicada a sus proyectos, perfeccionista y dueña de una insaciable curiosidad. “Trato de ser lo más honesta posible conmigo misma. Me gusta aprender, creo que es un proceso en que el ser humano debe volcarse para llegar lejos”, comenta.

– ¿Cuento o novela?

– Es difícil decir con qué me identifico más porque uno como escritor debe ser versátil; sin embargo, me inclino por el relato porque es más detallado y uniforme y me divierte porque asume valores estéticos, me gusta su división de capítulos. En el cuento tienes que tener una moraleja y tiene que tener obligatoriamente un desenlace. No soy muy buena cuentista, pero me considero una buena narradora.

Margarita Dáger-Uscocovich: "Escribir es la forma más transparente de ser uno mismo"No es tiempo de morir: su novela más reciente

“Cuando estalló la guerra en Siria, hubo un hecho local que me marcó. No se me borra la imagen de un amigo sirio que veía en su ordenador cómo las explosiones se adueñaban de Alepo. No puedo describir con palabras su rostro de preocupación y su mirada llena de tristeza al ver cómo las bombas arrasaban con la ciudad. Con esa escena comprendí que yo tenía que seguir la historia y convertirme en una voz al otro lado del mundo. ¿Cómo? Con la escritura. Con “No es tiempo de morir” espero llevar un mensaje de empatía, de conciencia, de tolerancia, un mensaje en donde el amor propio no tiene cabida sino que la fe y la solidaridad en momentos trágicos cambia vidas.

La historia de “No es tiempo de morir” empieza con un monólogo de la Muerte, con un padre que llora por su hijo y con ese hijo contando la historia de su vida antes de la guerra en Alepo. Luego esa historia hace eco en la vida de una enfermera, quien sufre en carne propia ser un arma de guerra en esta interminable batalla por el poder. “Es una novela corta con un entretejido de emociones que van a hacer que el lector viva todas las etapas de los relatos. Es una bella historia en la cual me he tratado de enfocar en el lado humano, no tanto en el político o religioso”, dice la autora.

Entre la escritura y la publicación del libro transcurrió un año y medio. Se trata de un trabajo que requirió una ardua investigación geográfica pues la historia se desarrolla en Siria, Jordania e Irak. El autor del prólogo es un grande de las teleseries: Luis Emilio Zelkowicz. La obra se lanzó el pasado año en la Feria del Libro Hispano en Miami, donde tuvo muy buena acogida.

Margarita Dáger-Uscocovich: "Escribir es la forma más transparente de ser uno mismo"“Quienes la han leído han tenido la amabilidad de dejar sus opiniones acerca de la obra en el portal de Amazon, donde se vende en formato papel y Kindle. Sé que la novela me traerá más satisfacciones aun. Ha sido muy bien cuidada por mi editorial Snow Fountain. Esperamos que con la traducción al inglés en pocos meses se pueda leer en las universidades y llegue al lector anglo. Pero hasta que eso pase, ha sido una novela viajera que ha llegado a Ecuador, Colombia, Venezuela, Miami, Londres, Puerto Rico, San Antonio – Texas, México e Italia por hispanoparlantes o personas que estudian como segundo idioma el español. Por esto me siento muy agradecida”, manifiesta.

Margarita trabaja actualmente en dos proyectos: una antología que recopila relatos y microrelatos y otra novela. “No puedo revelar de qué se trata la historia, pero espero sea nuevamente del agrado de los lectores”, comenta la autora.

-¿Cuáles son tus libros de cabecera?

– Tengo varios libros en mi escritorio y en mi mesa de noche que he terminado y otros por comenzar. Acabo de terminar Un muerto en mi balcón de Ani Palacios McBride, y Blanco y Negro que es una novela negra de Prado Velásquez, una escritora española. El libro que he comenzado a leer es Los versos satánicos de Salman Rushdie que es una novela de realismo mágico publicada en 1988 y que es muy polémica en el mundo musulmán por la forma irreverente que Salman trata a la figura del profeta Mahoma. Es bastante complejo pero muy interesante, ya que son tres historias con estilos diferentes en una sola novela.

-¿Cuáles son tus escritores predilectos?

– Tengo varios escritores favoritos, desde los clásicos hasta los contemporáneos y modernos. Me agrada mucho Carlos Ruiz Zafón, Elena Poniatowska, Umberto Eco, María Dueñas, Pérez Reverte, Susana Rodríguez Lezaum, Juan Carlos Méndez Guédez, Dan Brown, Kristin Hannah, Isabel Allende. Hay muchos, pero Hemingway, Octavio Paz, García Márquez, Dumas, Dickens y Twain tienen un lugar especial en mi corazón.

-¿Libros que te han marcado?

Mujercitas, Tom Sawyer, El viejo y el mar, El Principito y Juan Salvador Gaviota son los libros que me han marcado, son de esos libros a los que regresas siempre y cuyas historias las traspasas a tus hijos.

Margarita confiesa que lo más importante para ella después de Dios y de su familia es la oportunidad de sentirse útil y productiva, haciendo lo que le gusta, no solo en el ámbito de la escritura sino en su desarrollo como persona de bien. “Vivo mi vida disfrutando el valor de la verdadera amistad y me mantengo alejada de personas o ámbitos tóxicos”, expresa. ¡Bravo Margarita!

 

 

 

Comentarios

comentarios

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.