La carta sanadora

La carta sanadora

 

foto de Clara Franco

Clara Franco

“La escritura es la pintura de la voz.” Voltaire

 

Para muchos el escribir es un acto terapéutico, liberador y emocional. Es una gran herramienta para aquellos momentos en que sentimos que es necesario manifestar un dolor. Lo he practicado muchas veces y ha sido un proceso muy sanador.

A varias personas les he recomendado que lo hagan y me han dicho sus apreciaciones, hasta el momento han sido positivas.

Si estás ante una situación difícil como una traición, infidelidad, luto, perdida de un embarazo e incluso un rencor hacia una enfermedad que te quitó a un ser querido; cualquier circunstancia que te ahogue o te martirice, haz una carta.

Pero no cualquier carta, sino con objetivos y metas para iniciar un proceso de sanidad.

En la primera parte de la carta cuenta lo que te ha dolido, lo que sientes y poco a poco deja salir el dolor, si puedes llorar es perfecto, así descargarás esas energías que te atormentan o te culpan.

Luego de que sientas que ya has superado esa etapa, comienzas con otra, tus ilusiones, como te hubiera gustado que los eventos se desarrollaran de una manera diferente, descríbelo, contémplalo y déjalo ir; teniendo la confianza de que por algo ocurrió. Tarde o temprano tendrás la respuesta.

Escribir es sanador

Escribir es sanador

Y ahora llegamos a la última etapa de esa carta sanadora, sin embargo no es una regla que esta última parte, la escribas inmediatamente de haber realizado la segunda parte, puede ser que necesitas tiempo para elaborar este último paso, e incluso puedes terminar de sacar el dolor y dejar esta tercera parte para un momento posterior, es vital que no te obligues sino cuando estés preparado y quieras hacerlo. Todo en su momento.

La última parte de tu carta sanadora será tu declaración de perdón. Por esta razón debes estar preparado. Luego que hayas perdonado y haya florecido cualquier sentimiento como el llorar nuevamente, al finalizar el proceso, tomarás tu carta sanadora, la doblarás y la quemarás en una taza de barro. “Me libero de estas cargas, sigo mi camino y en mi proceso de vida, que haya paz”.

Otro punto importante que quisiera aclarar puede ser que hayas quemado tu escritura sobre el dolor, pues a lo mejor necesitas enfrentarte a esta situación por etapas, la forma es de manera individual, cada persona tiene un proceso diferente, pero lo más importante es el efecto liberador de estos sencillos actos, que son para tu bienestar emocional. Mil bendiciones.

Clara Franco

Mis coordenadas: Facebook : Clarín de Luz, Twitter: ClaraF21, Correo: francoclara@hotmail.com

 

Comentarios

comentarios