El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad

El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad

Colombia es conocida por muchas cosas, algunas muy buenas, como sus esmeraldas, sus mujeres hermosas (¡hola, Sofía Vergara!), su increíble biodiversidad, su música… también se le conoce por cosas no tan buenas, una guerrilla que nació ante la desigualdad social desde los años 50, unos narcos famosos (o infames, más bien), que se han hecho más conocidos aún gracias a la exportación de narco-novelas y series que han tenido un éxito enorme. El que ha ido a Colombia sabe que Colombia es mucho más que eso. Es un país que enamora, que tiene algo para cada gusto, ya sea playa, gran ciudad, desierto, páramos; arquitectura muy moderna y vanguardista conviviendo con mi estilo favorito, el colonial.

El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la HumanidadEl Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la HumanidadMis abuelos maternos son oriundos de Popayán, “La Ciudad Blanca”, en el Departamento del Cauca, al occidente del país, y mi madre de Cali en el Departamento del Valle del Cauca, al norte de Popayán. Hoy les quiero contar de una región a la que le tengo un cariño especial y la que está orgullosamente encargada de la exportación más famosa de Colombia, la que opaca cualquier otro producto bruto que salga del país: El Eje Cafetero.

Café de fama mundial

El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la HumanidadY es que es tan grande el arraigo del café de Colombia en el mundo, que el señor Juan Valdés es igual de famoso que Maluma y que Juanes, y no en balde, a la Selección Colombiana de fútbol se le dice cariñosamente, “Los Cafeteros”.  En 1993 cuando se estrenó “Café con Aroma de Mujer”, no me perdía una pelea acalorada entre la ‘Gaviota’ y Sebastián Vallejo (Margarita Rosa de Francisco y Guy Eckert), cantaba a pulmón herido “es su destino que un mal amor / vista su alma de negro duelo”,  y hasta hay leyendas urbanas sobre el día del final de la novela: se dice que las sesiones del Congreso Colombiano pararon para ver el final. “Café” hizo una mezcla perfecta precisamente entre ese mundo hermoso de las haciendas cafeteras y la Bogotá moderna, elegante.

La primera vez que visité esta mágica región, de colombianísimas tradiciones, fui con mi papá y una de mis tías. El eje es la región geográfica, cultural, económica y ecológica comprendida por los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, la región del norte del Valle del Cauca y el noroeste de Tolima; sus ciudades capitales son Manizales, Pereira y Armenia. Esta región del país fue la primera en sacarle provecho al eco-turismo cafetero: puedes hospedarte en una auténtica finca cafetera, aprender el proceso del café de tus anfitriones, y te verás entre la gente más amable y hermosa que se puede conocer.

De hecho, por la importancia cultural del eje cafetero colombiano, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en el año 2011, y se le dio el nombre de Paisaje Cultural Cafetero.

El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la HumanidadLo primero que conocí de la región fue la hermosa Manizales, y el Parque del Nevado del Ruiz; esto fue hace muchos años, previo a la tragedia de Armero, donde, en 1985, luego de 69 años dormido, el Volcán del Nevado del Ruiz hizo erupción y arrasó con el pueblo de Armero prácticamente en su totalidad, dejando 23,000 víctimas mortales a su paso. Y una versión inicial del Parque del Café, localizado en Montenegro, Quindío. Años después regresé al Nevado, otra vez con mi padre, y aunque habían pasado muchos años, apenas se empezaba a recuperar la producción de nieve en la montaña. Ahora es más impresionante aún, porque te van contando toda la historia de cómo la tragedia de Armero se pudo haber evitado, o por lo menos, que sus daños, no hubieran sido tan enormes. Al Parque regresé hace poco. Sigue manteniendo la magia de la región, ¡pero ahora es como el Disney del eje! Tiene montañas rusas y atracciones para divertir a grandes y chicos.

¿Qué más se puede hacer en la región cafetera?

Nos hospedarnos en una auténtica finca en el Departamento del Quindío. “La Cariñosa” es la finca de una amiga de una de mis primas más queridas y curiosamente, no es una finca de café, sino de mandarinas. Pero imaginen un lugar que pienso parecido al paraíso, donde para llegar tienes que pasar bosques de bambú, quebradas y, una vez llegas a la casa, estás literalmente, en medio de las montañas.

El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la HumanidadPero ese mismo tipo de experiencia lo puedes tener en las muchas fincas que se han convertido en eco-hoteles y te proveen toda la experiencia. Muy seguramente, también te pueden dar jugo de mandarina recién exprimido en las mañanas. Si se deciden a visitar la región, aquí les cuento las mejores atracciones de la zona:

  1. Como ya les comentaba, El Parque Nacional del Café: fue fundado por la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y el Comité Departamental de Cafeteros del Quindío, pertenece a la Fundación Parque de la Cultura Cafetera y es una entidad sin ánimo de lucro destinada a la preservación del patrimonio cultural e histórico del café en Colombia, a la promoción de actividades culturales, recreativas, ecológicas y al impulso del eco-turismo en la región.  El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  2. Parque Nacional de los Nevados: se encuentra ubicado en la Cordillera Central en la Región de los Andes en Colombia. El parque comprende los pisos térmicos correspondientes a los de frío, páramo, super-páramo y nieves, por lo cual sus ecosistemas principales son los bosques andinos, páramos y glaciar. Incluye además las cuencas hidrográficas de algunos ríos. El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  3. Los Termales de Santa Rosa de Cabal: ubicados en Risaralda están las aguas termales de Santa Rosa de Cabal. El agua medicinal que brota de la tierra y se funde con la pura y fresca que baja de las montañas, a más de 100 metros de altura, y se ramifica en pequeñas cascadas y duchas naturales, ofrecen un espectáculo sin precedentes. El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  4. Salento, Quindío: ¡este municipio es el sueño de Instagram! Casitas de colores, artesanías, balcones y la cuna del árbol nacional de Colombia, la palma de cera. Desde el Valle de Cocora hasta caminar por el pueblo, Salento es considerado uno de los pueblos más lindos de Colombia. El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  5. Parque Panaca: es el primer parque temático agropecuario en el mundo y éste es el más grande de Latinoamérica.El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  6. Jardín Botánico del Quindío: es un lugar para aprender sobre el medio ambiente y su importancia; hay un mariposorio, se dice, el mejor diseñado del mundo. Queda a 15 minutos de la capital de Armenia. El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  7. Parque Los Arrieros: aquí podrás recorrer senderos ecológicos, aprender sobre la historia de la arriería y conocer el proceso artesanal de la molienda de caña, entre otras actividades. Hay un trapiche y la casa del arriero, cabañas y capilla típica de la cultura cafetera. Está ubicado en la vía a Montenegro, en el Quindío. (Foto cortesía Parque Los Arrieros) El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad
  8. Recuca: también conocido como “El Recorrido por la Cultura Cafetera” es una experiencia interactiva profunda con todo lo que rodea la producción de una taza de café, desde la siembra de una planta hasta el momento en que se sirve una taza. El Recorrido por la Cultura Cafetera está localizado en la Finca la Chapolera, Vereda Calle Larga, Corregimiento de Barcelona, Calarcá, Municipio del Quindío. Todo esto queda a 18 kilómetros de Armenia, capital del departamento. De los destinos turísticos del Eje Cafetero, este es el mejor para conocer el café colombiano. El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la Humanidad

Todavía quedan muchos tesoros naturales por descubrir en Colombia, y una sola visita no te será suficiente; desde nadar entre los manglares a la luz de las estrellas hasta observar aves raras en las montañas. Los colombianos también saben cómo darse el gusto, y un viaje a la tierra del realismo mágico no estaría completo sin dirigirse a los mejores lugares para comer, beber y bailar. Contrario a otras regiones del país, encuentro en la región cafetera una gran tranquilidad, donde disfruté más levantarme temprano para ver una vaca llegar a saludarme al desayuno, que amanecerme en una buena rumba en Bogotá. Todas las regiones de Colombia tienen su encanto. Te aseguro que no te arrepentirás de ir a descubrirlo.

El Eje Cafetero colombiano: Patrimonio de la HumanidadHay una letra de un bambuco de un compositor tolimense, Rafael Godoy, que es prácticamente un segundo himno de Colombia:

A mí cánteme un bambuco 
de esos que llegan al alma, 
cantos que ya me alegraban 
cuando apenas decía mama. 
Lo demás será bonito 
pero el corazón no salta, 
como cuando a mí me cantan 
una canción colombiana. 
¡Ay! que orgulloso me siento 
de haber nacido en mi patria

Así es como debemos sentirnos todos sobre nuestra respectiva patria.

 

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Destinos

Autor

María E. Ginés

María Eugenia Ginés, canceriana, amante de los gatos, los viajes y un buen concierto en vivo. Nacida en San Juan, Puerto Rico, de madre colombiana y padre puertorriqueño, lo que ella considera la combinación perfecta entre Latinoamérica y Caribe. Es madre de un chico de 11 años, y ahora reside en Miami, FL. El haber nacido en una ciudad de más de 500 años la hizo una amante también de la historia y especialmente, de los lugares con historia. Egresada de Comunicaciones de la Universidad del Sagrado Corazón en San Juan, PR, se desempeña como Directora de Estrategia para una agencia de publicidad en Miami. Conocedora de las redes sociales, se considera una “social [media] butterfly”, experta en temas de entretenimiento, cine y televisión; luego de insistencia de amigos y colegas, se decidió a contar sus propias historias en su espacio, “Los Viajes de Ginés”.