Eduardo Escalante: “En cada página de mi libro, estoy eligiendo la esperanza”

Eduardo Escalante: “En cada página de mi libro, estoy eligiendo la esperanza”

Finalmente, la urgencia tocó la puerta del poeta chileno Eduardo Escalante. Sintió a “Punto en Fuga” como un proyecto urgente y le dedicó su tiempo y su músculo creativo. Rápidamente, trazó el camino desde el pensamiento inicial hasta la pieza terminada y el resultado le encantó. Es un libro que representa su deseo de conocerse mejor para expresar quién es con precisión, aunque aún no lo logra.

Eduardo Escalante: "En cada página de mi libro, estoy eligiendo la esperanza"– ¿Cómo comenzaron los poemas de este libro?

Creo que los poemas del libro Punto en Fuga comenzaron como un rechazo a un mundo binario. Pensar la vida como blanco u oscuro, el tiempo como crecimiento o como muerte, me pareció un error. Hay circunstancias que suponen tribulaciones o frustraciones y otras alegrías. Esto es común a la existencia humana. Uno tiene el poder de generar experiencias de hospitalidad, podría especular y decir de “terapia”. Diversas sucesos personales sembraron la semilla para el libro, se generó una conversación privada con mi compañera, con el lugar, con el universo. Lo que observas rara vez es la historia completa, y creo que los poemas intentan explotar lo que es observable en muchos fragmentos más pequeños que muestran cuán complejos pueden ser tanto los hospitales, como las esperas de la atención de los médicos. También creo que vale la pena mencionar que no siempre me siento como una persona muy abierta, y mi relación con mi trabajo y la forma en que escribo sobre las experiencias, de algún modo, lo reflejan.

– ¿Qué le sirve de inspiración?

Desde que tengo memoria, me han llamado la atención los lados más oscuros de la humanidad, nuestras heridas y nuestros déficits, nuestras partes rotas y las ansias de dolor que nos impulsan. El deseo físico, por supuesto, tiene sus raíces profundamente biológicas, sus corrientes hormonales, pero está enredado y atrapado en nuestro deseo emocional, en lo que a veces se siente como nuestra falta existencial. Estoy indefenso en esa intersección. Creo que es el lugar donde la mayoría de los seres humanos representa su más profunda soledad. Fue absolutamente esencial para mí incorporar este tipo de relatos en mi colección. Saber cómo superar las heridas humanas ocultas son una de mis obsesiones más profundas, supongo que en parte porque siento que pueden explicar gran parte de nuestro comportamiento. Mi vida ha sido tocada y moldeada por problemas que no esperaba (la mía y la de los seres queridos; siempre he sentido que sufre más quien acompañada al dolido). Estos son temas que cobran mucha importancia en mi vida. Para mí, también, es esencial escribir y publicar poemas sobre estos temas porque tienen la posibilidad de llegar a otras personas que podrían estar enfrentando, de forma aislada o en secreto, circunstancias similares.

– ¿De qué forma se dio el proceso creativo del libro?

Cuando leo poesía y cuando la escribo, la unidad de medida nunca es el libro. Siempre es el poema individual. Siempre. Cuando recibí la noticia de Marybel, entonces, comencé a sospechar y esperar que pudiera tener suficientes poemas para un libro, aunque inicialmente quedé desconcertado. En seguida, Odalys fue mi acompañante en cada paso del camino, no solo ayudándome a pulir, seleccionar y ordenar los poemas en mi libro, sino también a ayudarme a ganar suficiente confianza en mí mismo para atreverme a enviar el manuscrito y la cantidad de energía suficiente para resistir. Ella me iluminó para lo que se llama ordenamiento lírico de un manuscrito, esa sutil vinculación de cada poema al poema anterior. Me encanta cómo se crea una especie de música de eco que se reproduce en el fondo del libro.

-¿De qué van los poemas de Punto en Fuga?

Escribo poemas sobre lo que más ha significado para mí, los poemas que me han ayudado en los momentos difíciles, los poemas que he llevado a través de mi vida como un compañero. En un entorno de tanta escritura surrealista, me he olvidado de esta tendencia. Y no es que no pueda hacerlo, de hecho he publicado varios poemas siguiendo ese estilo. Pero Punto en fuga requería otra perspectiva. Siempre estuve muy emocionado cuando este libro fue tomando forma y mi editora me orientaba, sentí que era algo que podía compartir con mis amigos y los lectores, y no solo con personas que ya amaban la poesía. Eso resultó ser deliciosamente cierto. Algunos de mis amigas y amigos se han sentido identificados con las historias que estoy contando. Siempre me emociona saber qué leen los no escritores, y me siento honrado de estar en cualquiera de sus listas de lectura.

Eduardo Escalante: "En cada página de mi libro, estoy eligiendo la esperanza"-¿Por qué era importante escribir este libro?

Creo que todo lo que escribo es una prueba de que no hay un camino exitoso para un poema del que uno se pueda sentir orgulloso. Me encanta ser un instrumento en cómo la realidad hace que uno altere su conciencia. Mi libro era algo que tenía que escribir para mostrar que el lenguaje permite examinar procesos humanos, que si bien pueden ser personales, en algún momento todos deberemos enfrentar lo que se podría llamar “la última posible tribulación”. La paradoja a resolver era cómo deleitarse con el mundo que se habita, a pesar de los infortunios. Deleitarse en el mundo no es una lección, es una elección. En cada página de mi libro, estoy eligiendo la esperanza. Es lo que me sostiene y mi terapia diaria. La esperanza es transgresora. La esperanza es aterradora porque es temporal, y los poemas son de la misma manera.

-¿Cuáles son las teclas que lo conectan a la creación poética?

Definitivamente experimento algo del aroma de la vida, así que esto tiene sentido. Tengo deleites con el aura, con los sonidos que hacen que ciertos colores me sucedan. Creo que la conexión entre la emocionalidad y el cuerpo es realmente natural para mí en todos mis escritos, principalmente porque sufro de ansiedad por lo que mis sentimientos se manifiestan en mi cuerpo de manera muy medible. Mis ojos son especialmente sensibles al estrés emocional. Supongo que estoy contando todo esto porque me siento obsesionado con todos los obstáculos que he tenido que enfrentar. Mi relación con mis propios sentidos, sin importar cuánto dolor me produjeran, ha sido verdaderamente un espacio de creación. Me he ido enamorando de las cosas que sabía que nunca volvería a experimentar de la misma manera. Me fui encantando con los poemas que publiqué, y lo que hizo explotar mi deseo de comunicarme con el mundo en general. La publicación puede ser realmente esperanzadora y afirmativa, como si a alguien le importara lo que tengo que decir y confiar en el deseo de validación de alguien para poder seguir escribiendo.

-¿Con qué se encuentra el lector en esta obra?

No quiero dejar de lado lo malo como si no coexistiera con lo bueno. Soy un producto de ambos extremos. La pena está absolutamente presente en esta colección, pero no borra todo lo que toca. Estoy un poco obsesionado con el uso de poemas para hacer preguntas que simplemente cuelgan allí, haciendo espacio para mí y para que el lector responda de manera diferente cada vez que nos comprometemos. Soy mucho mejor conociendo mis límites de lo que solía ser. Espero que se refleje en mis próximos escritos y no solo sea un deseo de colgarme de una estrella que no existe. En cuanto a los poemas, la mayoría diría que son confesionales, no siendo un escritor muy literal. Llego a la poesía, tanto cuando la leo como cuando la escribo, buscando la conexión humana, el contacto emocional íntimo.

 

 

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.

Escribir un comentario…

<