Anthony Bourdain inició un viaje sin fin

Anthony Bourdain inició un viaje sin fin

 

Hoy el mundo se levantó ante la devastadora noticia de la muerte del reconocido chef y presentador de televisión, Anthony Bourdain, tristemente, a causa de un aparente suicidio, mientras se encontraba en Strasbourg, Francia, grabando su programa de CNN, Parts Unknown.

Para los que escribimos historias de viajes, Bourdain era el tipo de cuenta-historias que todos quisiéramos ser. El que va más allá de lo que ven todos los turistas, el que se atreve a meterse por las callecitas chiquitas, el que prueba comida en la calle, el que conoce a la gente común -no solo al chef famoso del restaurante de moda, el que deja una marca imborrable en el corazón de los que lo conocieron.

De su mano, Bourdain nos llevó, a través de la pantalla chica, a explorar el mundo, a volvernos más osados a la hora de viajar. Las palabras de asombro de chefs y celebridades no se han hecho esperar. Dijo el prolífico Lin-Manuel Miranda en su perfil de Twitter: “Con su excepcional escritura, Bourdain hizo de este miedoso, mañoso, alguien que quiere probar de todo y siempre estaré agradecido por los mundos que nos abrió”.

Próximo a cumplir 62 años -cumplía el 25 de junio, no fue hasta los 41 años que la fama encontró a Bourdain, cuando fungía como Chef Ejecutivo de Brasserie Les Hales en Nueva York, y un artículo de su autoría, “Don’t Read Before Eating This” (No Leas Hasta Haber Comido Esto), fuera publicado por la afamada revista, The New Yorker. Luego de esto, el éxito fue tan abrumador, que lo llevó a escribir su famoso libro, Kitchen Confidential y ese fue el que lo lanzó directo al estrellato en la televisión. Con series como “A Cook’s Tour”, la recordada “No Reservations” de The Travel Channel, entre otras, y luego, “Parts Unknown” en CNN.

Esa aura de estrella de rock no es casualidad. Bourdain nació en Nueva York y se crió en los suburbios de Nueva Jersey, apasionado de la literatura y el rock; su madre era editora, su padre un ejecutivo de la música. Eventualmente, se graduó del prestigioso Culinary Institute of America en 1978. ¡Y que no hizo después! Su serie No Reservations estuvo 9 temporadas al aire, ganó premios Emmy, se hicieron series de televisión basadas en ‘Kitchen Confidential’ (protagonizada por un joven Bradley Cooper en el papel de Anthony), escribió más libros, fue juez invitado en Top Chef y Top Chef All-Stars. Una carrera a todas luces envidiable, pero también una vida de excesos y adicciones, de los cuales habló muchas veces a lo largo de su carrera. Lo que tal vez ninguno de nosotros podía imaginar era que Anthony batallara con el enorme estigma de las enfermedades mentales. Aunque no se ha dicho aún, podemos pensar que al igual que la diseñadora Kate Spade, Anthony batallara la terrible lucha de la depresión. Dijo CNN en un comunicado oficial: “Es con extraordinaria tristeza que confirmamos la muerte de nuestro amigo y colega, Anthony Bourdain. Su amor por la gran aventura, nuevos amigos, buena comida y bebida y las notables historias del mundo lo hacían un narrador único. Sus talentos nunca dejaron de sorprendernos y lo extrañaremos mucho. Nuestros pensamientos y oraciones están con su hija y su familia en este momento increíblemente difícil”.

Y es que por lo que he estado leyendo desde temprano en la mañana, no soy la única que siente como si hubiera perdido un amigo, alguien cercano. Bourdain fue un aliado fiel e inquebrantable de los trabajadores latinos de la industria de los restaurantes, habiendo hablado cándidamente muchas veces sobre elegantes restaurantes donde el Chef famoso se lleva toda la gloria, pero en  la cocina, donde ocurre la magia, los trabajadores son mexicanos, ecuatorianos, colombianos, peruanos, venezolanos, y muchas veces, indocumentados… Usó su plataforma, su enorme visibilidad para convertirse en defensor de esa comunidad latina, de los derechos de los trabajadores indocumentados, de su rol crítico en dicha industria. Dijo abiertamente que la industria de los restaurantes colapsaría sin el invaluable aporte de esos trabajadores.  Y en los países que visitaba, que fueron muchos, siempre le dio voz a los más vulnerables. Recuerdo con inmenso cariño su visita a Colombia, de donde dijo “si existe un lugar tan maravilloso, no entiendo como todo el mundo no quiere vivir aquí”. A Puerto Rico fue a filmar un episodio luego del devastador paso del Huracán María, el pasado mes de noviembre.

Al igual que Spade, Anthony deja a una hija pre-adolescente, de 11 años.

Bourdain nos dejó muchas lecciones, tantas que podríamos escribir otra nota solo sobre ellas, pero, como escritora de Destinos para La Nota Latina, me gustaría dejarlos hoy con esta:
“Viajar te cambia. A medida que avanzas en esta vida y en este mundo, cambias las cosas ligeramente, dejas huellas, por pequeñas que sean. Y a cambio, la vida y los viajes te dejan huellas en ti. La mayoría de las veces, esas huellas, en tu cuerpo o en tu corazón, son hermosas. A menudo, sin embargo, duelen.”

Vuela alto, Tony.

 

*Si te sientes triste, deprimido, no sabes con quien hablar, pide ayuda. En Estados Unidos: National Suicide Prevention Lifeline 1-800-273-TALK (8255) / suicidepreventionlifeline.org

 

Foto: www.travelandleisure.com

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Destinos

Autor

María E. Ginés

María Eugenia Ginés, canceriana, amante de los gatos, los viajes y un buen concierto en vivo. Nacida en San Juan, Puerto Rico, de madre colombiana y padre puertorriqueño, lo que ella considera la combinación perfecta entre Latinoamérica y Caribe. Es madre de un chico de 11 años, y ahora reside en Miami, FL. El haber nacido en una ciudad de más de 500 años la hizo una amante también de la historia y especialmente, de los lugares con historia. Egresada de Comunicaciones de la Universidad del Sagrado Corazón en San Juan, PR, se desempeña como Directora de Estrategia para una agencia de publicidad en Miami. Conocedora de las redes sociales, se considera una “social [media] butterfly”, experta en temas de entretenimiento, cine y televisión; luego de insistencia de amigos y colegas, se decidió a contar sus propias historias en su espacio, “Los Viajes de Ginés”.