Zion National Park: un espectáculo visual que no te debes perder

Zion National Park: un espectáculo visual que no te debes perder

 

Este parque suele quedar en el olvido en muchas ocasiones cuando configuramos nuestro viaje por la Costa Oeste de Estados Unidos. O lo dejamos como última opción hasta comprobar que hay un hueco de sobra en nuestra ruta. Pero la verdad es que visitar el parque nacional Zion es una de las experiencias que mejor sabor de boca suele quedar en todos los que apuestan por este parque. Tan solo con recorrer las 10 millas del rojo asfalto que camufla la carretera que conecta los accesos sur y este, serán un espectáculo visual del que no tendrás más remedio que parar para saborear. Y será en ese momento cuando te arrepientas de no haber dedicado un día completo a Zion National Park.

A diferencia del Gran Cañón o del Bryce, donde se comienza desde arriba para ir de excursionismo hacia el fondo. En el parque nacional Zion se empieza desde el abajo, para ir subiendo mientras se explora el parque en alguna de sus rutas a pie. En Zion encontrarás pronunciados acantilados, estrechos cañones, rutas de vértigo, panorámicas, espectaculares miradores y rocas con una belleza especial. El río Virgin ha tallado durante millones de años el cañón Zion, la pieza central de este parque. Llamado así por los primeros mormones desplazados de la Costa Este que acudían buscando un lugar donde asentarse, en referencia al monte Sion de Jerusalén.

Parque Nacional Zion: un espectáculo visual que no te debes perder

Debido a esta estrechez del cañón Zion y a los más de 3 millones de turistas anuales que recibe, desde abril a principios de octubre sólo puede ser visitado mediante los “shuttles” gratuitos del parque. Esto hace que el entorno que vamos a visitar en Zion sea un paisaje más auténtico si cabe, libre de vehículos aparcados en cualquier lugar, y limpio tanto física como ambientalmente. El resto del año los vehículos particulares pueden entrar, pero únicamente porque el número de excursionistas baja muchísimo y la actividad de los “shuttles” se ve obligada a cesar.

Cómo visitarlo

Temple of Sinawava es la última parada y por tanto, el final de la carretera. Allí comienza el Riverside Walk, un camino pavimentado de 1 milla, que transcurre junto al Virgin River a lo largo de un estrecho cañón. Cuando el pavimento acaba, empieza el desfiladero de los Narrows. Esta excursión es la más famosa de todo Zion, pero también la más difícil, ya que se realiza por el lecho del río Virgin. Para completar las 14 millas en total (ida y vuelta) es imprescindible acudir al Centro de Visitantes el día anterior para preparar e informarse tanto de las condiciones en las que se encuentra el Virgin River, como de la climatología. Buen calzado de agua, traje de baño, una muda de ropa empacada herméticamente y un bastón para guardar el equilibrio mientras se avanza por el cauce del río, son totalmente imprescindibles. Pero no te asustes, tampoco hace falta completar las 8 horas que se necesitan para recorrer The Narrows. La mayoría de los excursionistas no se adentran más allá de la tercera parte del recorrido.

Parque Nacional Zion: un espectáculo visual que no te debes perder

La parada The Grotto da acceso al sendero que nos lleva hasta el Angels Landing. Esta caminata es la estrella de los trekkings del parque nacional Zion. La variedad de formas en las que podemos encontrar el camino hasta llegar a Angels Landing, hace que todo aquel que no tenga vértigo, se decante por hacer esta excursión de 5 millas a cubrir entre 4 y 5 horas. Comienza al lado del río Virgin para rápido tomar altura zigzagueando por un camino labrado directamente en la pared de roca, hasta llegar a Refrigerator Canyon. Una ranura tan estrecha que la luz no suele llegar al fondo, por lo que las temperaturas suelen dar un respiro al caminante, de ahí su nombre. Al llegar al fondo de este cañón de ranura, se sube por un zigzag extenuante que a cada paso que damos vamos tomando altura. A partir de aquí las vistas empiezan a ser espectaculares, caminando por una cresta que nos ofrece perspectivas de vértigo mirando hacia abajo a un lado y a otro. Hay secciones con escalones tallados en la roca, otras con cadenas para poder trepar y avanzar. El premio final es una panorámica a 360º que rivaliza con cualquier otro punto de vista de Zion.

Parque Nacional Zion: un espectáculo visual que no te debes perder

Desde la parada The Grotto también se puede tomar el sendero llamado Kayenta Trail, que nos lleva hasta las Emerald Pools en solo 1 hora de paseo. Se trata de unos estanques que no son gran cosa, pero es una buena forma de transitar por zonas del fondo de Zion sin tener que realizar ninguna excursión extenuante. Podremos seguir adelante terminando en Zion Lodge y así seguir experimentando nuevas vistas por el camino. Zion Lodge tiene bonitas praderas para descansar, con tiendas, restaurantes, baños y fuentes donde rellenar nuestras botellas.

Parque Nacional Zion: un espectáculo visual que no te debes perder

La parada Weeping Rock es un buen lugar donde apearse, ya que aquí comienzan tres senderos, Hidden Canyon Trail (3 horas ida y vuelta), Weeping Rock Trail y el East Rim Trail que nos lleva hasta Observation Point (5 horas ida y vuelta). Weeping Rock Trail es una caminata apta para todas las edades, que termina bajo una vertiente de roca que “llora” agua, como dice su nombre en inglés, en la que se emplean tan solo 30 minutos. Tanto Hidden Canyon Trail como Observation Point comparten el inicio del sendero, transitando por lugares no aptos para personas con vértigo. Pero si te animas a hacer el Angels Landing, ninguno de estos dos trekkings te aportará prácticamente nada nuevo.

Parque Nacional Zion: un espectáculo visual que no te debes perder

En Court of the Patriarchs se pueden ver un conjunto de picos llamados Abraham, Isaac y Jacob, en alusión a los patriarcas de la Biblia Hebrea. Por un sendero tras 2 minutos se pueden ver estas formaciones desde la parada del Shuttle. Canyon Junction, da acceso al sendero pavimentado Pa’rus, fácil y llano para que también puedan disfrutar del parque nacional Zion quienes tienen la movilidad reducida y se desplazan con silla de ruedas.

Pero si queremos tener una perspectiva distinta del cañón Zion, tendremos que hacer el Trail llamado Canyon Overlook. Se trata de un sendero en que se emplean tan solo 60 minutos entre la ida y la vuelta. Se llega a un punto panorámico del Pine Creek Canyon con vistas hacia Zion Canyon. La perspectiva es totalmente distinta a las que podamos tener en Angels Landing. El comienzo se encuentra nada más pasar el Zion-Mount Carmel Tunnel, donde hay un pequeño parking donde dejar el carro y empezar la caminata de media milla.

FUENTE: www.viajecostaoeste.com

FOTOS: pixabay.com

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Actualidad, Destinos

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.