Yoga: Un ejercicio para el cuerpo y la mente

Yoga: Un ejercicio para el cuerpo y la mente

Cuando la mayoría de las personas piensan en el yoga, piensan en el bienestar y la relajación, no en la forma física. Si bien el yoga implica muchos estiramientos suaves, respiración profunda y meditación (que se ha demostrado que hace todo, desde aliviar el estrés hasta disminuir el dolor crónico), también es un entrenamiento efectivo para todo el cuerpo en personas de todas las edades y niveles de condición física.

Una serie de movimientos o “asanas” que comenzaron en la India hace más de 5.000 años, el yoga, derivado de la palabra sánscrita “yuji”, que significa yugo o unión de mente y cuerpo, es un ejercicio de bajo impacto que obtiene resultados.

Yoga: ideal en la etapa de la posmenopausia

El yoga desarrolla fuerza, flexibilidad y equilibrio sin ejercer presión sobre las articulaciones. Los estudios demuestran consistentemente que esta actividad de soporte de peso ayuda a disminuir el adelgazamiento de los huesos, reduciendo los riesgos de osteoporosis, particularmente entre las mujeres posmenopáusicas.

Yoga: Un ejercicio para el cuerpo y la mente

Comenzar a practicar yoga es más fácil de lo que piensas.

Y cuando se realiza en una serie de movimientos fluidos y continuos, el yoga mejora la resistencia cardiovascular. Además, se ha demostrado que practicar yoga regularmente aumenta la aptitud mental en áreas como la memoria, la claridad y la concentración. Un estudio incluso mostró beneficios acumulados en aquellos que ya tenían un deterioro cognitivo leve.

Comenzar a practicar yoga es más fácil de lo que piensas. Las clases se ofrecen en una amplia gama de niveles, y la práctica en sí enfatiza hacer que las poses funcionen para usted como individuo.

“El yoga es 100 por ciento personalizable”, explica la instructora de yoga y experta en bienestar Lorraine C. Ladish. “Puedes hacer que la misma pose sea reparadora y relajante usando accesorios como almohadones o mantas de yoga o hacer una pose de poder usando tu propia fuerza para mantenerla”. También hay muchas clases de yoga suaves que se pueden hacer con una silla para soporte extra.

Poner en marcha su rutina puede ser tan simple como desplegar una estera y encender un video de yoga. A partir de ahí, puedes mezclarlo alternando las sesiones de tu casa con clases en un estudio. Sin embargo, la consistencia es clave para obtener muchos beneficios del yoga. Aunque “cualquier yoga”, dice Ladish, “es mejor que no practicarla”.

Fuente: AARP

 

También te puede interesar:

https://lanota-latina.com/5-ejercicios-que-deberias-hacer-semanalmente-despues-de-los-40/

 

 

Autor

Jose M Bianco

José Manuel Bianco, Comunicador Social corporativo con experiencia en el periodismo impreso, radial, empresarial y de investigación. Escritor de crónicas literarias y periodísticas, prosas poéticas, novelas románticas con un toque de comedia. Apasionado del estudio del lenguaje, la comunicación y el comportamiento humano. Orador nato y motivador. Convencido de la incondicionalidad del amor, la pureza del alma y la relatividad del tiempo como características de su espíritu poético.

Escribir un comentario…

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.