Etiqueta "Poesia"

Volver a Inicio
Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Tierra baldía, un poema de Eduardo Escalante

Paradoja de nuestro tiempo: Vivimos un mundo fascinantemente tecnológico y mundo humanamente empobrecido. Es por ello, que se han generado movimientos sociales que buscan establecer un mundo más justo. El diagnóstico que hace Byung-Chul Han me parece muy interesante.

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Luz y sombra, un poema de Eduardo Escalante

La vida no es lineal, uno va serpenteando entre luz y sombra, a veces es fácil, a veces cuesta, a veces nunca se logra.

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

En el muelle, un poema de Eduardo Escalante

Sí… cada mañana meditando para dejar entrar la luz y el espíritu vuele libre. Cuánto de lo que nos ocurre demanda mira hacia lo alto y hacer una reverencia, salvo atrapados en alguna forma de infierno.

Colaboradores Cultura y Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Misterios y secretos en el jardín, un poema de Eduardo Escalante

No solamente el mundo humano es variado, complejo, paradójico, también lo es el universo: estrellas que nacen, mueren, galaxias que chocan y se fusionan con otras; también en nuestros jardines encontramos todo un mundo de complejidades, matices, misterios, incógnitas.

Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Partimos al alba, un poema de Eduardo Escalante

El tiempo tiene su cadencia, a veces intenso, otras fugaz, otras extraordinariamente lento. Heidegger nos dirá: Si el tiempo encuentra su sentido dentro de la eternidad, entonces el tiempo debe ser entendido comenzando con ella. 

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Tejiendo un mundo con hilo blanco, un poema de Eduardo Escalante

En un mundo frágil, repleto de imágenes hedonistas no conducentes a la esencia del sentido, una pausa es necesaria. Es la reflexión del dramaturgo Eduardo Escalante en su poema “Tejiendo un mundo en hilo blanco”.

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Digamos, un poema de Eduardo Escalante

Si bien cada historia es distinta a su manera, se produce una mezcla que revela una experiencia común entre las personas. Cada uno desde su historia reclama identidad y la complejidad de la experiencia vivida.

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Misterios, un poema de Eduardo Escalante

La geografía del jardín nos permite absorber la energía mineral y vegetal de la tierra que va determinando poco a poco la energía del trabajo humano. Uno siente la mordedura del universo en esta morada vital.

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Sacudiendo la vida en su cuerpo, un poema de Eduardo Escalante

El alma expuesta en un espacio que se emplaza en los tejidos (des)bordados que van trenzando la orilla de una vida íntima, la que resuena detrás del silencio, un silencio que está colmado de “majestuosos sonidos” y “cumbres borrascosas”.

Colaboradores Cultura y Literatura Literatura Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Descifrando, un poema de Eduardo Escalante

Este es un mundo como una posada donde pasamos los días de una breve temporada. Mucha es la gente albergada, pero aún hay demasiadas piezas vacías. Los viajeros anteriores no escogieron las peores, por cierto, ni las modestas.

Colaboradores Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Migrante: un poema de Eduardo Escalante

En este mundo de migrantes, refugiados, pobres, el poema de algún modo intenta captar esas odiseas, sentirlas, absorberlas, y expresarlas. Una conexión con el corazón humano de quienes inventan hogar en otras tierras. No hay que olvidar que uno nunca deja de ser su historia. Este poema emerge desde ese sentido íntimo de ser en otras latitudes.

Colaboradores Poesía del existir, por Eduardo Escalante

Sin instrucciones para ser feliz

No hay instrucciones para ser feliz. Somos felices cuando los tormentos nos abandonan, cuando salimos de la incertidumbre y momentáneamente volvemos a la zona de la comodidad.