Rosemary Sanabria tiene una varita mágica

Rosemary Sanabria tiene una varita mágica

Ella es una mujer que puede cambiarle la vida a los demás. Con su trabajo en el FirstBank Florida, miles de latinos hoy en día tienen su casa propia en este lado de los Estados Unidos

La vida familiar de Rosemary Sanabria, oficial de préstamos residenciales de FirstBank Florida, es anecdótica e inspiradora. Habla de un tío misionero, hermano de su papá, quien en cumplimiento de su deber, conoció a una americana, se enamoraron, casaron y posteriormente se fueron a vivir a los Estados Unidos. Una vez establecido el tío benefactor, invitó a sus tres hermanos a que se mudaran con su familia a la nación americana. Solo uno lo siguió: el padre de Rosemary, quien lleva el nombre de su famoso progenitor, el gran saxofonista Rufo Garrido, uno de los músicos más respetados que se conozca en la historia de Cartagena de Indias, Colombia.
Tenía siete años, cuando ella, sus padres y sus hermanos -cinco niñas y dos varones- llegaron a California a emprender la nueva vida. Al tiempo sus progenitores seleccionaron a Miami para establecer el nuevo hogar y en esta ciudad su papá comenzó a trabajar como carpintero para sacar adelante a la familia. Ellos enfrentaron las vicisitudes propias de un inmigrante. Sin embargo, sus papás cumplieron con su promesa de convertir a sus hijos en profesionales exitosos y también con otra, regresarse a Sincelejo, pueblo de casas amplias que miran al sol y al mar, cuando la última de sus hijas estuviera casada. Hace veinte años viven en esa población de la costa Colombiana y sus hijos, a lo largo del año, se turnan para compartir con ellos en esa tierra donde es posible encontrarse con uno de los Aureliano Buendía, al que le gustaba las apuestas de gallos, célebres en Sincelejo.
Aunque esta población esté grabada en su memoria, al igual que su Cartagena natal, y tatuado en su corazón, Rosemary no piensa a largo plazo devolverse. La razón es simple; aquí tiene a sus dos hijos producto de una armoniosa, feliz y duradera relación con un paisano. “Mis raíces son colombianas, soy latina, pero estoy acostumbrada a la vida americana, además, aquí están mis hijos, hermanas, sobrinos. Me encantaría ver crecer, en su momento, a mis nietos y estar cerca de ellos”.

La banca ha sido una pasión

Rosemary es Contadora. Pero no solo lo es, sino que tiene una amplia experiencia. Y cómo no, si tan pronto puso un pie en la universidad a los dieciocho años, comenzó con su primer trabajo en un banco.En ese mundo hizo un importante contacto que la llevó en el año 2000 a Bank United, para hacer prestamos residenciales. Recuerda que no tenía ningún tipo de experiencia en esta rama, pero aplicó una filosofía de vida “uno siempre tiene que demostrar confianza en sí mismo, que lo puedes hacer, que lo puedes lograr. También creo que nadie llega al éxito si no tienes buenas conexiones que te ayuden a crecer, que hablen de ti y de tu trabajo”.
En esa institución bancaria estuvo hasta el año 2008, cuando se produjo la famosa caída del mercado o efecto burbuja que afectó a muchos bancos entre ellos a Bank United, el cual se fue a la bancarrota. Posteriormente, fue comprado por un inversionista de Nueva York, que le mantuvo el nombre.

En el FirstBank Florida consiguió la varita mágica

FirstBank Florida, fue creado hace más de 65 años en Puerto Rico y es una de las entidades bancarias con mayor solidez dentro de los Estados Unidos. Cuenta aproximadamente con 2.500 empleados y ofrece una completa gama de servicios financieros a clientes particulares y comerciales, a través de sus 140 sucursales y centros de servicios en Puerto Rico, Islas Vírgenes y Florida.
A esa institución bancaria líder y de rápido crecimiento, llegó Rosemary Sanabria en el año 2010, luego que una de sus jefas de Bank United y que pasó a formar parte de FirstBank Florida, la recomendara para que trabajara en lo que más le gusta hacer: préstamos residenciales.
Desde que comenzó en la entidad que hoy la alberga, Rosemary ha tomado como propio el eslogan de la institución: “déjanos mostrarte el lado humano de la banca”. No puede ser más apropiado, porque sencillamente ella se califica como una persona de profundos valores humanos y que le gusta ayudar a los demás.
Una de sus mayores satisfacciones es la hacer posible que muchas personas hagan realidad el sueño de comprar su casa por primera vez. “No es lo mismo que alguien compre un inmueble por segunda vez a una persona que nunca lo ha hecho. Vivo con ellos esa ilusión, les explico en detalle el proceso y también les pido honestidad de su parte. Es algo importante pues de esa palabra dependerá cuanto y hasta dónde les puedo ayudar. Pero de FirstBank Florida nunca se van con las manos vacías, sin esperanza, siempre les doy opciones”.
Servir a la comunidad es una premisa de esta institución y ella lo aplica con gusto. “La honestidad es mi estandarte y les demuestro que estoy aquí para ayudarles de corazón, no por interés. Les hago un análisis de sus finanzas y si hoy no califican para un préstamo, les aconsejo los pasos a seguir para que más adelante tengan la oportunidad de obtenerlo. El resultado es la gratitud incondicional de esas personas y esto para mí no tiene precio”.

Programa para extranjeros

Actualmente uno de los programas banderas y de mayor alcance de FirstBank Florida, es el “programa para extranjeros”, en el cual Rosemary está al frente. Este plan consiste en otorgar préstamos con un atractivo interés para la compra de inmuebles a ciudadanos de otras nacionalidades que vienen a hacer vida en los Estados Unidos y específicamente en Florida.
Los compradores internacionales, en su mayoría argentinos, brasileros y venezolanos llegaron a invertir en el Sur de la Florida comprando propiedades en efectivo. “Esto ayudó a reactivar el mercado en Miami y estas inversiones han permitido que se sincerarse el valor de las casas, propiedades o inmuebles, ya no están inflados como cuando se produjo la caída en los precios”.

Para Rosemary el éxito de esta reactivación va estrechamente ligado a empresarios latino-americanos, y aun mas, aquellos que en vista de la situación política que viven sus países, están invirtiendo su capital en suelo americano. “Aunque ellos cambien de estatus legal, es decir, que pasen de ser extranjeros a residentes o ciudadanos, los términos y condiciones del préstamo alcanzado no va a cambiar”.

Cumplir sueños

Sin proponérselo, Rosemary Sanabria, desde su posición en FirstBank Florida, no sólo se ha convertido en el rostro amable y eficiente, sino también en una hacedora de sueños, que invita a los latinos a ser siempre positivos, a no tener miedo, a exigir con respeto y honestidad y a arriesgarse en cada uno de los proyectos que emprendan pues “el que nada arriesga ni pierde ni gana”.

Por Marybel Torres

@marislatorres

Comentarios

comentarios

Categorías: Poder Latino

Autor

Marybel Torres

Marybel Torres nació en la Isla de Margarita, Venezuela, lugar al que le profesa un infinito amor. Es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Ganó el Premio Nacional de Periodismo por el trabajo literario desarrollado como editora de la revista institucional Ínsula. Su experiencia laboral se centra en medios audiovisuales, corporativos e impresos. Es autora de dos libros: "Historias de Carnaval" y "Altagracia: Apuntes para su Historia". Le apasiona su profesión, ayudar, aprender algo nuevo todos los días y hacer amigos. Disfruta realizar entrevistas de personalidad porque le permite conocer la vida de las personas y luego narrarlas como un cuento. Es una soñadora empedernida y CEO de lanota-latina.com.

  • Muchas felicidades. Acertaron al reconocer a esta magnifica profesional. He sacado dos prestamos con ella y es cumplidora, una mujer de su palabra que realmente hace los sueNos realidad. Felicidades a Nota Latina y Rosemary Sanabria. Es un credito para FirstBank y cualquier lugar donde desempeNe labores.

  • Excelente nota ,que refleja la ACTITUD de Rosemary ,de ser no solo la cara amable de la banca,sino la profesional latina ,más allá del horario standard para satisfacer las necesidades de los potenciales clientes.