Paquito D’Rivera, amor con sabor se paga

Paquito D’Rivera, amor con sabor se paga

Querido por muchos y admirado por todos, el maestro del Jazz y el Saxofón conversó en exclusiva con La Nota Latina y desnudó su infancia, los recuerdos de sus amigos y su invalorable sonrisa.

Paquito D´Rivera

Paquito D´Rivera

Cuando entré al Miami Dade Auditorium, lo hice por el medio del plató. Claro, siempre ando como despistada y en vez de tratar de tener acceso por la entrada principal, me colé mientras unos cantantes y dos bailarinas arribaban al lugar para comenzar un ensayo. ¿Señor, dónde consigo a

? “Yo creo que tu estás por dónde no es. Pasa por la tarima, arrima el telón y baja las escaleras. Allá afuera, en el foyer, está atendiendo a la prensa”.

Y así hice. Allí estaba Paquito, con una sonrisa espectacular terminando su charla con TV Martí. Yo aguardé en silencio mientras me revoloteaba el corazón. No siempre tienes la oportunidad de entrevistar a un músico de su talla. No sabía cómo era y si trataría bien a la prensa. Al verlo, me tranquilicé. La clase de sonrisa que vive en su rostro, me dio a entender que no sería una entrevista, sino una conversación “entre panas”.

Quién es este hombre tan magnético y simpático. Cuando tenía diez años, comenzó a tocar en el Teatro Nacional de La Habana y el éxito fue inmediato. Dos años más tarde entra en el conservatorio de La Habana para estudiar clarinete, composición y armonía. Adolescente, de 17 años de edad y considerado en todo Cuba como un virtuoso, hace su entrada triunfal en la Orquesta Sinfónica de su país natal como solista y su debut es televisado para todo el país. Apenas un poco después, se vuelve a reunir con un puñado de músicos y crean Irakere, la banda que le dará internacionalización pues fusiona jazz, rock, son cubano y música clásica. De esto, seguimos hablando.

La inspiración se consigue escuchando

Al momento de escribir este relato sobre mi entrevista con Paquito D’Rivera, busqué en Youtube primero a sus amigos y me senté a oírlos. Me encontré a muchos. Uno mejor que el otro. Por ejemplo, aquí les dejo a Bebo Valdés y Diego El Cigala. “Se me olvidó que te olvide”

Entonces, evoqué todo lo que me contó Paquito sobre su reencuentro con Bebo. “A él siempre lo quise mucho porque era muy amigo de mi papá, solo que una vez que se montó la dictadura de Fidel Castro en Cuba, él se fue rápidamente. Entonces, pasé 20 años sin verlo.

Y por esas cosas de la vida, Nueva York que es tan grande, hizo que coincidieran en la esquina de una cafetería que ya hoy no existe. “Yo le grité: ¡Bebo! Y él no tenía idea de quién era yo. Cuando le dije, comenzamos de nuevo y desde entonces, siempre mantuvimos el contacto.

Irakere, esa gran escuela

Paquito D´Rivera

Paquito D´Rivera

Esta banda, nace como tal en el año 1967 pero había empezado a trabajar mucho antes. Irakere, en lengua Yoruba quiere decir “Vegetación” y es así como partiendo de su nombre trabajan con base en las raíces musicales afrocubanas. De esta manera, a través de la combinación, mezcla e interrelación de lo clásico, el impresionismo, el jazz, el rock y varias técnicas de composición logran pasearse por todos los estilos tales como la música bailable, la de concierto, la tradicional y la actual cubana.

Con esta fusión, crean un estilo totalmente nuevo que causó sensación no solo en los festivales de Newport y Montreux en 1978, sino en el público en general. Paquito D’Rivera, su gran fundador, se fue por toda Norteamérica y Europa a llevar la música del grupo y fue nominado para varios premios Grammy en 1979 y 1980, de los que ganó uno por el primer año en la categoría Best Latin Recording por el primer disco, homónimo de la banda.

La agrupaciónn hizo historia al convertirse en la primera banda cubana que firmó con una compañía norteamericana tras la victoria de Fidel Castro. Cuando se acuerda de esos tiempos, Rivera dice: “De Irakere tengo los mejores recuerdos, fue una experiencia única. Sólo que no sabíamos que estábamos haciendo una cosa que iba a ser tan trascendental”.

Vamos a escucharlos


Este actor, nacido en el año 58, por lo que cuenta con 61 primaveras ahora es cuando está listo para dar mucho que escuchar. Próximamente, estará en el Miami Dade Auditorium con una Opera-Zarzuela digna de ir a ver: “Cecilio Valdés, Rey de La Habana”.

En esta pieza, es el compositor de toda la música y aunque la obra en cuestión es un libro que ya existe, el maestro D’Rivera puso todo junto para hacer de la puesta en escena una cosa sabrosa que junta, como a él le gusta, muchos géneros.

Cuando le pregunto, para cerrar, por lo que viene, me ve y me dice: cantar en Cuba. Ojalá el tiempo me dé y yo viva más que Fidel (Castro).

Mientras eso ocurre, vamos a escucharlo en Youtube, que para eso son las redes.

Maestro, desde la Nota Latina, mi aplauso de pie.


Texto Minín Arévalo / Twitter: @minincita /Instagram: mininarevalo

Fotos: Alfredo Cedeño

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Cultura

Autor

Marybel Torres

Marybel Torres nació en la Isla de Margarita, Venezuela, lugar al que le profesa un infinito amor. Es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Ganó el Premio Nacional de Periodismo por el trabajo literario desarrollado como editora de la revista institucional Ínsula. Su experiencia laboral se centra en medios audiovisuales, corporativos e impresos. Es autora de dos libros: "Historias de Carnaval" y "Altagracia: Apuntes para su Historia". Le apasiona su profesión, ayudar, aprender algo nuevo todos los días y hacer amigos. Disfruta realizar entrevistas de personalidad porque le permite conocer la vida de las personas y luego narrarlas como un cuento. Es una soñadora empedernida y CEO de lanota-latina.com.