Nuestra cultura acciona el espíritu humanitario, un ciclo de bondades

Nuestra cultura acciona el espíritu humanitario, un ciclo de bondades

Dentro del marco de la celebración del concierto BEAT HUNGER (Dale Palo al Hambre) llevado a cabo la segunda semana de noviembre 2018 en la sala de conciertos de la Universidad de Tennessee en Chattanooga, el director del concierto, Dr. Coulter, compartió con el público presente cómo en cada religión del mundo se promueve el trabajo humanitario. El hecho de recaudar comida para beneficiar la Chattanooga Area Community Kitchen (Cocina Comunitaria de Chattanooga) es un acto cultural con razón humanitaria. Dr. Coulter acotó que, no importa la religión que sea, todas las que ha conocido a través por sus estudios en etnomusicología hacen un llamado a sus seguidores a alimentar al necesitado.

Dentro de la Filantropía de Cultura sostenemos que el ser humano ha logrado, por la interculturalización, aportar nuevas ideas y formas de trabajo que promueven una economía próspera. Para poder lograr el progreso es necesario aportar también dentro de lo humanitario. Nuestra cultura, sea dentro de nuestra religión o dentro de nuestro Comportamiento Cultural (CC), nos ofrece las herramientas necesarias para participar en la sociedad con misión humanitaria.

El mundo siempre sufre por injusticias, pero eso nunca disminuye el progreso del espíritu  humano. Nuestra cultura es el resultado de la construcción de un sistema de valores que solamente es posible mantener cuando vivimos lo humanitario, cuando le tendemos la mano a alguien que necesita de nuestras nobles acciones. Cada día es una nueva oportunidad para crecer como seres humanos culturales y accionadores del progreso. Démosle la mano a alguien hoy porque la experiencia con ese aporte añadirá valor a nuestra cultura, nuestra cultura a su vez ayudará al otro, formando un incansable ciclo de bondades.

#CulturePhilanthropy www.motoreconomico.com

 

Our Culture Promotes a Humanitarian Spirit, a Cycle of Kindness

Within the celebration of the BEAT HUNGER concert at the University of Tennessee in Chattanooga (November 2018), concert director Dr. Coulter, shared with the audience present how in every religion of the world humanitarian work is promoted. Raising food to benefit the Chattanooga Area Community Kitchen was itself a cultural event with a humanitarian purpose. Dr. Coulter noted that all religions he has come in touch with through his studies in ethnomusicology call on followers to feed the needy.

Within the framework of Culture Philanthropy we support the notion that human beings, through interculturalization, have been able to contribute new ideas and ways of work that promote a prosperous economy. In order to achieve progress it is necessary to contribute also within the humanitarian sphere. Our culture, whether within our religion or within our Cultural Conduct (CC), offers us the necessary tools to participate in society with a humanitarian mission.

The world always suffers from injustices, but that never diminishes the progress of the human spirit. Our culture is the result of the construction of a value system that is only possible to maintain when we experience  humanitarian work, when we reach out to someone who needs our noble actions. Every day is a new opportunity to grow as cultural human beings and drivers of progress. Let’s lend someone a hand today, the experience with that contribution will add value to our culture, our culture will in turn help the other; forming an everlasting cycle of kindness.

 

Comentarios

comentarios

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico, el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades. Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.