Monjes del monasterio Drepung realizaron cantos por la Paz en Miami

Monjes del monasterio Drepung realizaron cantos por la Paz en Miami

 

Los monjes del monasterio  Drepung son particularmente conocidos por su canto multipónico llamado zokkay y este lunes la casa de la experta en visión remota, Frances Fox, se llenó de ese sonido, de la magia de la cultura tibetana por la Paz del mundo. Frances se formó en el Tibet y abrió las puertas de su recién estrenado hogar, una vez más, para pedir por la disolución de conflictos y la prosperidad mundial.

Por una hora, los seis monjes Dramey Shangrab Rinpoche (leader espiritual), Geshe Tenzih Phentsik, Ven Sonau Dorjer, Geshe Jampa Dechen, Ven Lobsang Choephel y Ven Kelsang Chodesp, que cumplen con la gira The Mystical Arts of Tibet, entonaron mantras, hicieron cánticos, sonaron campanas y tocaron cornetas en una experiencia maravillosa vivida por los presentes y por quienes siguieron la trasmisión por las redes sociales. Los tibetanos son la única cultura en la tierra que cultiva esta habilidad vocal extraordinaria.

Este tour es respaldado por el líder espiritual Dalai Lama para promover la paz mundial, la curación y compartir las artes escénicas visuales auténticas del Tíbet. Los artistas de la gira “The Mystical Arts of Tibet” no son profesionales a tiempo completo; más bien son monjes genuinos que consideran que es un honor ser seleccionados para representar a su monasterio y compartir sus tradiciones culturales del Tibet con la esperanza de que puedan hacer una pequeña contribución a la Paz mundial y hacia una mayor conciencia sobre la situación del Tibet.

Conversamos con el monje  Geshe Tenzih Phentsik, quien dijo “los cambios en la vida de las personas se producen cuando se observa el universo con detenimiento, sin perseguirlo. No tener apego a nada, porque al final la vida se acaba diariamente. Lo material no tiene importancia. Lo importante es no dejar que la mente te controle  y vivir la vida con la simpleza de los dias”.

Mandala Akshobhya

Estos monjes también están haciendo en casa de Frances Fox, durante una semana y por primera vez en Miami, el  mandala Akshobhya para la resolución de conflictos y la Paz, en granos de arena de colores. De todas las tradiciones artísticas del budismo tántrico, la de pintar con arena de colores es una de las más exclusivas y exquisitas. En tibetano, este arte se llama dul-tson-kyil-khor, que literalmente significa “mandala de polvos de colores”. Millones de granos de arena se colocan minuciosamente en una plataforma plana durante un período de días o semanas. Formado por una iconografía prescrita tradicional que incluye formas geométricas y una multitud de símbolos espirituales antiguos, el mandala pintado de arena se utiliza como una herramienta para volver a consagrar la tierra y sus habitantes

Los monjes comienzan el trabajo dibujando un contorno del mandala en la plataforma de madera, seguido de la colocación de las arenas de colores, que se efectúa vertiendo la arena de los embudos de metal tradicionales llamados chak-purs. Cada monje sostiene un chak-pur en una mano, mientras ejecuta una varilla de metal en su superficie rallada; la vibración hace que las arenas fluyan como líquido.

Tradicionalmente, la mayoría de los mandalas de arena se deconstruyen poco después de su finalización. Esto se hace como una metáfora de la impermanencia de la vida. Las arenas son barridas y colocadas en una urna; para cumplir la función de curación, la mitad se distribuye a la audiencia en la ceremonia de clausura, mientras que el resto se lleva a un cuerpo de agua cercano, donde se deposita. Las aguas llevan entonces la bendición de curación al océano, y desde allí se extiende por todo el mundo para la curación planetaria.

Si quisieran presenciar este arte, pueden contactar a Frances Fox por su correo frances@francesfox.com

Categorías: Bar de Noticias

Autor

Marybel Torres

Marybel Torres nació en la Isla de Margarita, Venezuela, lugar al que le profesa un infinito amor. Es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Ganó el Premio Nacional de Periodismo por el trabajo literario desarrollado como editora de la revista institucional Ínsula. Su experiencia laboral se centra en medios audiovisuales, corporativos e impresos. Es autora de dos libros: "Historias de Carnaval" y "Altagracia: Apuntes para su Historia". Le apasiona su profesión, ayudar, aprender algo nuevo todos los días y hacer amigos. Disfruta realizar entrevistas de personalidad porque le permite conocer la vida de las personas y luego narrarlas como un cuento. Es una soñadora empedernida y CEO de lanota-latina.com.

Escribir un comentario…

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.