MisterQueso conquistó el paladar anglosajón

MisterQueso conquistó el paladar anglosajón

Gracias a los tequeños, pasapalo bandera de Venezuela y de esta fábrica también, se puede decir hoy en día que en Miami, cuando se pide un trago, se acompaña con una de estas delicias de harina y queso

Cuando José Luis Castellano y Hernán Iregui decidieron unirse como socios, sabían que su relación sería igual a un matrimonio en donde cada uno debía poner de su parte para sacarlo adelante. Esta alianza ha servido para que su fábrica de quesos se convierta en una empresa floreciente a tan solo cuatro años de iniciarla. La razón de la inmediatez la simplificaron este dúo de venezolanos con el trabajo constante, la calidad y diversidad de los productos que emplean y el servicio al cliente.

La Crocante Fine Food, propiedad de Luis Maury, -que un principio se dedicaba sólo a la fabricación de diferentes tipos de quesos y a las Cachapas, otro plato típico venezolano fabricado a base de maíz- luego de ser adquirida por Castellano e Iregui y transformada en MisterQueso, amplió su catálogo de productos con la incorporación de los tentadores Tequeños, el pasapalo más popular y querido por los venezolanos, en sus dos versiones: el tradicional de queso y el exquisito queso con guayaba.

Este significativo cambio en la línea de producción le permitió a la compañía crecer 25 por ciento. “La producción del Tequeño representa actualmente casi la mitad de nuestras ventas. Consideramos que para que un negocio sea realmente exitoso se tiene que innovar, diversificar sus productos y ese concepto lo hemos aprendido de las personas nacidas en este país”, sostuvieron.

¡Americano, allá vamos!

José Luis Castellanos está concentrado en expandir el mercado a otros estados de la Unión.

José Luis Castellanos está concentrado en expandir el mercado a otros estados de la Unión.

Aun cuando el Tequeño es bien competitivo en el paladar latino y en el americano existe una suerte de variante conocida como “mozzarella sticks” o “dedos de queso”, la diferencia del Tequeño, es única y la que fabrica MisterQueso tiene su propio sello.

José Luis Castellano, un especialista en finanzas ligado a la industria de alimentos por su pasión a la comida, señala que el mercado de nuestros países cada vez consume más el Tequeño porque lo conoce y le gusta y que el consumo del americano ha ido en aumento. Sin embargo, “nuestro norte es ir a la conquista de este mercado anglosajón completo. Queremos que los gringos coman tequeños, lo conozcan y que forme parte también de su dieta”.

Admiten que la conquista del paladar nativo no será fácil, pero tampoco difícil. Sienten que tienen el camino ganado puesto que para la confección de sus Tequeños así como otros productos que ofrece MisterQueso, en la elaboración intervienen productos de primera calidad, preservativos naturales y la asesoría de especialistas. Tanto es así que cuentan con un “maestro quesero” como Mario González, quien se asegura que los productos que salen a distribución no solo duran más en los anaqueles de manera natural sino que tengan mejor sabor. En cuanto a los Tequeños la diferencia está en la masa, su textura, en el queso. “Trabajamos para que sepa lo mejor posible y que el resultado que salga a la calle sea óptimo, que tenga los mejores controles de calidad y ese sabor inconfundiblemente venezolano”, puntualizan.

Y a todas estas, qué es un tequeño

El maestro quesero en plena faena de hacer Queso Guayanés

El maestro quesero en plena faena de hacer Queso Guayanés

El tequeño, es un pasapalo popular en Venezuela y Colombia, utilizado normalmente como entremés en fiestas y reuniones como comida rápida o hasta merienda. Consiste en una masa de harina de trigo rellena de queso blanco frita. Su origen así como de su denominación tequeño se atribuye la invención como propia del país.

En Venezuela se manejan varias hipótesis sobre su origen donde la más conocida y difundida es que son originarios de la ciudad de Los Teques, sobre la cual se desprenden dos hipótesis bastante similares entre sí. La primera teoría, bastante bien sustentada, afirma que se inventaron en la década del 20 del siglo XX por la mayor de las hermanas Báez, quien se estableció en Los Teques –a unos 40 kilómetros de la capital nacional- provenientes de Caracas y durante una fiesta que brindaron repartieron una botana nueva y original elaborada con una pasta de trigo la cual envolvía un trozo de queso. Era una botana más, no tenía nombre, pero fue todo un éxito. Se corrió la voz y se empezaron a hacer famosos esos pasapalos dorados y llenos de sabor. Hasta el General Gómez –Presidente de la República para ese momento- era uno de los fanáticos de esa creación culinaria que para aquel entonces se consideraba todo un lujo y en sus fiestas y meriendas no podían faltar.

Otra teoría se le atribuye la invención a la cocinera de una familia pudiente caraqueña que tenía su casa vacacional en Los Teques, localidad donde muchas familias capitalinas pasaban largas temporadas debido a su clima frío y a la pureza de su aire. Pero sin duda alguna, por el contexto histórico y la infinidad de autores que manifiestan en sus dogtrinales trabajos; el tequeño es uno de los más emblemáticos embajadores gastronómicos venezolanos.

Hernán Iregui está claro que el cielo es el límite

Hernán Iregui está claro que el cielo es el límite

Adaptarse es crecer…

Tanto José Luis Castellano como Hernán Iregui, coinciden en que cualquier emprendedor tiene el camino ganado si está claro que la manera de hacer negocios en Estados Unidos es muy diferente a como se hace en Venezuela o cualquier otro país de la región. Las fortalezas están en innovar, ofrecer un buen producto y un óptimo servicio al cliente. Estas premisas les han permitido a fabricantes de marras tener presencia en restaurantes, además de La Florida, en Georgia, Indianápolis, Massachusetts, Nueva York, Arizona, Texas, Atlanta y Carolina del Norte. Ahora, la expansión es la meta.

Comentarios

comentarios

Categorías: Poder Latino

Autor

Marybel Torres

Marybel Torres nació en la Isla de Margarita, Venezuela, lugar al que le profesa un infinito amor. Es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Ganó el Premio Nacional de Periodismo por el trabajo literario desarrollado como editora de la revista institucional Ínsula. Su experiencia laboral se centra en medios audiovisuales, corporativos e impresos. Es autora de dos libros: "Historias de Carnaval" y "Altagracia: Apuntes para su Historia". Le apasiona su profesión, ayudar, aprender algo nuevo todos los días y hacer amigos. Disfruta realizar entrevistas de personalidad porque le permite conocer la vida de las personas y luego narrarlas como un cuento. Es una soñadora empedernida y CEO de lanota-latina.com.

  • He probado sus productos y realmente son excelentesn además de los tequeños, las cachapas y los quesos que producen son deliciosos. Muy reomendables.

  • Que orgullo conocerte Mono, todo lo que te propones siempre te sale y te saldrá bien con el favor de Dios. Porque eres perseverante, luchador y honesto. Un mega súper fuerte abrazo mi pana. Napo Martinez

  • Excelentes productos! Felicitaciones, una muestra de constancia y disciplina para lograr productos de buena calidad. Talento venezolano para exportar!