Mindfulness: la guía para empresarios ocupados

Mindfulness: la guía para empresarios ocupados

Últimamente, el éxito de un profesional se mide por lo ocupado o estresado que pueda estar. La sociedad ha atribuido todas estas sensaciones negativas como “indispensables” en la vida de cualquier empresario que quiera triunfar en su carrera. Contrario a este estigma popular, el éxito nunca debe ir en detrimento de la paz y la calma emocional de cada persona. Después de leer este post, verás cómo es posible alinear tu tranquilidad con tus deberes profesionales y encontrar un equilibrio, sin que una actividad desplace a la otra.

Una manera increíble de lograr esta reconciliación con el trabajo y la armonía interior, es la práctica del mindfulness. Si estás pensando en que no quieres inmiscuirte en ningún asunto religioso extraño, te aseguramos que esta práctica no tiene absolutamente nada que ver con la religión, ni mucho menos. La meditación y sus técnicas han pasado por un proceso de globalización y gran cantidad de personas, independientemente de sus creencias espirituales, profesión o edad, han empezado a gozar de sus resultados.

Acá resumimos de qué trata esta práctica, qué beneficios trae y cómo puedes empezar a practicarla. ¡Incluso te puede ayudar a ganar más dinero!

–¿Qué es exactamente el mindfulness?

La mejor palabra que describe al mindfulness es “conciencia plena”. Al desarrollar este estado mental, somos conscientes de todo lo que ocurre a nuestro alrededor – llámese sensaciones, situaciones o pensamientos – sin cuestionarlo. Simplemente pasamos a ser observadores ajenos de estos sucesos sin tildarlos de positivos o negativos. El ancla que usamos para mantener la atención y no empezar a divagar en nuestros pensamientos es la respiración. Al enfocarnos en controlar este signo vital, podremos calmar de manera efectiva nuestra atareada mente.

–¿Quiénes deben practicarlo?

Absolutamente todas las personas deberían incluir este hábito en su rutina. Es particularmente recomendado a individuos que sufren de estrés y ansiedad crónica o falta de concentración. Y buscan combatirla con técnicas holísticas y no medicamentos. Estos “síntomas” están presentes en la mayoría de los trabajadores. Por ello, las empresas han tomado ventaja de esta técnica y cada vez es mayor la difusión del mindfulness entre sus empleados.

–¿Cuáles son los beneficios en el ámbito profesional?

Los beneficios de la conciencia plena van más allá de la paz espiritual. Efectivamente, las ventajas del mindfulness se pueden extrapolar a la oficina y al ámbito laboral. Al estar atentos en el momento presente, desarrollamos la claridad mental, la creatividad, el equilibrio emocional y disminuye en gran medida el estrés causado por la carga excesiva de trabajo.

Todas estos cambios impactan de forma positiva en la realización de cualquier trabajo o deber, incrementando la productividad del empleado y por ende, la calidad y el desempeño.

Igualmente, las emociones de una persona que practica el mindfulness se esclarecen y se apaciguan. Por lo tanto, el trato y la comunicación entre los compañeros de trabajo se ven favorecidas.

–¿Cómo incluir mindfulness en el día a día?

Seguramente estarás pensando que dentro de tu agenda ocupada no puedes incluir bajo ninguna circunstancia una hora de “estar haciendo nada”, cuando puedes estar siendo productivo con tu ordenador tecleando a mil por hora, adelantando trabajo.

Primero, nos gustaría aclarar que unos quince o veinte minutos diarios son suficientes para gozar de los beneficios de esta técnica ancestral. En segundo lugar, no debes verlo como una pérdida de tiempo, ya que sus beneficios van a repercutir positivamente en tus prácticas y deberes en el trabajo.

Es indispensable mencionar que nuestra mente necesita un descanso del atareado clima en la oficina. Cuando pasamos horas y horas frente a un ordenador, nuestra atención y rendimiento disminuyen exponencialmente a medida que pasan las horas. No podemos pretender trabajar como máquinas.

Para empezar a practicar el mindfulness debes situarte en un lugar cómodo y en silencio, preferiblemente. La postura que tomes depende exclusivamente de ti, aunque puedes tomar algunas ideas de las más usadas por los practicantes de la meditación, como estar sentado, con la espalda recta y las manos sobre los muslos. Debes llevar toda la atención a tu respiración. Es aconsejable comenzar con unos cinco o diez minutos al día.

Si notas que se te dificulta un montón empezar, puedes ayudarte con las cientos de meditaciones guiadas que encontrarás en internet para desarrollar la conciencia plena.

¿Te animas a practicar el mindfulness más seguido? ¿Conocías todos sus increíbles beneficios? No te quedes sin darnos tu opinión.

Comentarios

comentarios

Categorías: Mundo Empresarial

Autor

Edith Gomez

Edith Gómez es editora en gananci.com. Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.