Millennials: ¿cómo independizarse y no morir en el intento?

Millennials: ¿cómo independizarse y no morir en el intento?

 

¿Cómo independizarse y no morir en el intento? Es la pregunta que se hacen muchos millennials en Estados Unidos y otras partes del mundo, incluyendo Latinoamérica, que siguen viviendo en casa paterna. Quizás la razón radique en que están muy conscientes de lo difícil de la situación económica mundial. Sin embargo, para quienes desean lograr la independencia a temprana edad hay consejos que pueden ayudarles a la hora de dar el primer paso hacia su independencia.

Planificar: muchos jóvenes desconocen cuánto cuesta llevar las riendas de un hogar, qué implica mantenerlo, qué cuentas hay que pagar. Por eso muchos expertos recomiendan que comiencen a ahorrar a paso sostenido por lo menos durante 3 años. Y a consultar tanto en casa como fuera de ella, por los costos de mantenimiento. Si sueñan con vivir solos en un apartamento en una urbanización anhelada, ¿qué están dispuestos a sacrificar? ¿Espacio, ubicación? Pagar por todo requiere que se tracen metas, evalúen opciones y se sacrifiquen. Ahorro es la clave. Un buen récord crediticio es súper importante. A la hora de alquilar o comprar, van a requerir un buen respaldo tanto en la cuenta bancaria como una buena reputación en el historial de la tarjeta de crédito.

Atreverse: quizás muchos tengan tiempo preparándose para ese momento crucial, pero una vez tomada la decisión se trata de correr el riesgo y dar el salto. Ser consciente de que se trata de una experiencia vital que les permitirá un crecimiento personal importante que dejará huellas.

Como independizarme y no morir en el intento.

Las cifras del Centro Pew.

Estadísticas advierten que más del 48% de los estadounidenses de 25 años o más viven con sus padres (Reserva Federal de los Estados Unidos y Pew Research Center, entre algunas). Igual porcentaje se observa en Europa, seguidos por Canadá y Japón. En Sudamérica resulta normal que los jóvenes vivan en casa mientras terminan sus estudios y empiezan su carrera profesional. Se considera que se trata de prudencia económica, pues se necesita tiempo para ahorrar, conseguir un buen trabajo o desarrollar una empresa familiar o un negocio propio.

Muchos integrantes de la generación millennials tienen problemas de ingresos. Reportes informan que el número de mujeres jóvenes que viven con sus padres es igual de alto que en 1940.  ¿Razones? Deciden estudiar y se endeudan con préstamos estudiantiles que les impiden irse de casa. La prioridad está en saldar las deudas a toda costa. Y no está mal cumplir con los compromisos, por eso la recomendación es planificar y ejecutar una  estrategia de inversión: lo ideal es que constantemente busquen nuevas formas de aumentar sus fuentes de ingreso, promover sus marcas personales e invertir. Se sabe que los jóvenes cuentan con menos fuentes de ingreso, pero eso no implica que no existan oportunidades a la vista. Rodearse de amistades positivas, practicar networking, informarse y nutrirse en áreas totalmente novedosas como negocios en internet o redes sociales, les ayudará a crearse oportunidades y a desarrollar habilidades que pueden permitirles ganar dinero extra para irse creando el colchón que les permita lograr su independencia.

Es cierto que a los jóvenes nacidos entre 1981 y 1999 se les conoce por ser una generación muy educada, pero es la más endeudada de la historia. Aún así y ante la falta de empleos sólidos y bien pagados, pueden como generación incidir a través de su creatividad en la búsqueda de oportunidades que les ayuden a valorarse, a demostrar sus atributos y aptitudes para conquistar sus propios puestos en una empresa.

Visión: antes el sueño de un joven graduando era conseguir un trabajo en una empresa de marca reconocida. Hoy eso es pensar como un dinosaurio. Si no quieren extinguirse, los jóvenes pueden evaluar oportunidades en áreas totalmente diferentes a sus carreras, estudiar mercadeo, redes sociales, diseño o administración, para así tener mejores posibilidades a la hora de presentarse oportunidades con mayores ingresos económicos.

No es motivo de vergüenza vivir en casa de los padres. Con lo complicada que es la situación económica mundial, el luchar por asegurarse un futuro económico más estable puede ser la mejor opción para un joven de una generación con síndrome de no abandonar el nido.

@ecnaproasesoria en Twitter, Facebook e Instagram

 

 

Autor

Evelyn Navas

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Su experiencia se centra en comunicaciones corporativas y manejo estratégico de redes sociales. Actualmente ejerce la dirección de su agencia Ecnapro Asesoría Comunicacional. Ha escrito para diversos medios de comunicación en Venezuela y en el exterior en áreas como gerencia, negocios, música, bienestar y arte. A través de perfiles le gusta indagar en la personalidad de aquel que transforma el mundo con sus acciones y sentimientos. La vida es apasionante y merece ser narrada. Le contactan en @EcnaproAsesoria.

Escribir un comentario…

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.