Los idiomas y la comunicación como piedra angular de la cultura

Los idiomas y la comunicación como piedra angular de la cultura

Si bien es cierto que el idioma de una cultura es el intercambio de valores más común y frecuente, también es una realidad que  la comunicación es el más importante de los intercambios. En sociedades rurales la comunicación es una necesidad de supervivencia y en las sociedades más modernas es un medio para el desarrollo. Hay el idioma como lenguaje con fonemas y grafemas, la comunicación como lenguaje para entender los valores fundamentales y la cultura de modismos y acentos que representa un nivel de pertenencia al grupo social.

Los idiomas se pueden aprender muy bien con estudios y experiencia, pero para hacerse expertos en intercambios interculturales hace falta refinar las normas de comunicación y la forma de hablar. Dentro de la investigación de la lingüística, autores como  Kang, Vo y Morán (2016), han dedicado su investigación a evaluar la percepción que causa en los usuarios de un idioma la forma de comunicarse del otro. Los resultados todos apuntan hacia la importancia del enunciado de las palabras y al prestar cuidado al escuchar el mensaje. En esto queda como clave dedicarle tiempo a la comunicación intercultural con miras a saber entender las culturas que participan.

La prosperidad que se da a partir de la innovación en el progreso de la economía, sea en una sociedad rural o sea en la más moderna del mundo, va siempre a depender del poder comunicarse, de hablar el mismo idioma para el desarrollo de proyectos y en el deseo aportar de la cultura de uno hacia el grupo de modo útil. La comunicación debe ser agradable con la intención de conectarnos los unos con los otros, de formar equipos con personas que aprecien la cultura como un catalizador en el progreso de la humanidad.

#CulturePhilanthropy

 

Foto: pexels.com

Autor

Veronica Herrera

Verónica Herrera es innovadora en filantropía y educadora. A través de su experiencia de más de 20 años diseñando iniciativas culturales en la comunidad, complementada por sus estudios de investigación a nivel de doctorado, Verónica desarrolló una teoría de la motivación conocida como la "Filantropía de Cultura" (#CulturePhilanthropy). Su teoría sostiene que aportando lo positivo de la cultura se puede motivar el aporte filantrópico, el cual servirá de motor para el desarrollo económico. Su misión es educar a todos los niveles sobre el valor de la cultura como herramienta estratégica para el progreso de las comunidades. Verónica se graduó de la Universidad de Tennessee con dos licenciaturas, Idiomas y Psicología. Luego obtuvo su maestría en Pedagogía con especializaciones en Métodos de Investigación y en Literatura. Actualmente se encuentra en la fase final de un doctorado en Pedagogía. En 2016, fue reconocida con el premio Positive Impact Awards 2016 de Hispanicize, en la mención Desarrollo Profesional y luego logró ganar el premio como Personaje del Año 2016 con el apoyo del voto popular. Además, fue ganadora del Chattanooga’s Vote La Paz de Chattanooga Latino Leadership Award 2016 y fue oficialmente proclamada por el consejo de dicha ciudad como inmigrante de valioso aporte a la sociedad americana.

Escribir un comentario…

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.