La belleza real brilla con más fuerza

La belleza real brilla con más fuerza

Por naturaleza y tradición, los seres humanos desde siempre hemos supeditado nuestras acciones para encajar en un grupo social, adaptando nuestras características a esa masa

 

Albelidys Guzmán

Albelidys Guzmán

Ahora bien, esa especie de transformación para ser socialmente aceptado ha tenido una marcada relevancia en el ámbito estético. Pareciera que si se es una persona físicamente bella, será mucho más fácil su desenvolvimiento en ciertos entornos. Pero si se es feo, se tendrán obstáculos en el camino hacia la aceptación del otro. Pero, ¿qué es realmente bello y qué es verdaderamente feo?

No hay una respuesta concreta al significado de la belleza humana. Muchos cirujanos plásticos coinciden en que la belleza es armonía en las proporciones; que el tamaño de los ojos, las mejillas, la nariz, el mentón y hasta las orejas, deben tener un equilibrio tal entre sí, que generen la sensación de perfección.

Entonces, si alguien está ponderadamente proporcionado, ¿eso ya lo hace bello? ¡No! Tenga características físicas armoniosas o no, eso por sí sólo no lo hace bello o feo. Según los cánones sociales, eso debe ir acompañado de otras bondades estéticas, como un cuerpo delgado, una piel tersa, un cabello sedoso, unas piernas tonificadas, unas orejas pequeñas, unos labios carnosos, una nariz refinada, unos pechos redondos y firmes y un larguísimo etc. que nos han inculcado casi desde que tenemos uso de razón.

Muchos hacen lo que sea por cumplir con esos estándares y facilitar (al menos así lo ven) su entrada a la aceptación. Afortunadamente, lo único constante en el mundo es el cambio. Y ese cambio ha estado llegando a los cánones de belleza que conocemos hasta ahora, para enseñarnos que la belleza va más allá de un estereotipo físico.

Cuando reflexionamos sobre quién o qué nos ha hecho creer que una característica u otra hace a alguien aún más bello, ¿qué se nos viene a la mente? Probablemente nuestra madre, nuestros amigos del colegio y alguna otra persona cercana a nosotros durante nuestro proceso de crecimiento y formación. Pero, sobre todo eso, para nadie es un secreto que nuestros mayores influenciadores en nuestra apreciación del cuerpo humano han sido los medios de comunicación social.

Y, son esos mismos medios y las diversas instituciones y personas vinculadas a ellos, quienes –paradójicamente- están cambiando la forma de presentar lo que es realmente bello ante los ojos de la sociedad. Muestras de ello, para nuestro gran regocijo, hay muchas, pero en esta oportunidad les compartiré una que como otras tantas creo representa a esas valiosas iniciativas que han influenciado positivamente los cánones actuales.

 

La belleza va más allá de una piel perfecta

Espacio chic dentroWinnie Harlow, una participante de un par de temporadas atrás de American’s Next Top Model, tuvo un destacado desempeño en el conocido programa, resaltando su autoconfianza y brillo. Sin embargo, hubo otra razón por la cual Winnie se diferenció del resto de las jóvenes modelos: su disparejo tono de piel.

El vitíligo, enfermedad que la referida modelo padece desde los cuatro años de edad, es un desorden degenerativo que ataca a las células responsables de pigmentar la piel, los melanocitos, provocando que ya no se produzca melalina en las zonas donde las mencionadas células han muerto. Esto acarrear que en esas áreas la piel se decolore y luzca como si se tuviesen manchas blancas.

La enfermedad del vitíligo suele aparecer en las extremidades, las zonas que bordean las mucosas y, en casos más extremos, puede atacar grandes superficies del cuerpo, siendo este último caso el de Winnie Harlow. Ella posee evidencias de decoloración de piel en su torso, manos, brazos, piernas y rostro.

Afortunadamente, el vitíligo no fue impedimento para que Winnie se animara a participar en American’s Next Top Model y para que con su entusiasmo, chispa y seguridad, marcara un hito no solo dentro de la historia de este reality show, sino en los cánones del modelaje en general.

Es tal el talento de Winnie, que la reconocida firma de moda italiana Diesel, a principios de este año la contrató como imagen para su nueva campaña. Nicola Formichetti, director creativo de Diesel, explicó que Winnie Harlow le caía como anillo al dedo a su campaña, pues más allá de sus fabulosas medidas y su belleza en los rasgos, la gran seguridad que ella proyecta aún teniendo su cuerpo minado de vitiligo, rompe con los esquemas tradicionales de la moda.

Winnie desborda autoestima y frescura en todas sus fotografías. Y no sólo me refiero a las de su campaña de Diesel, a las capturadas durante el desfile de modas de la prestigiosa firma española Desigual en la New York Fashion Week, o de las otras marcas que se están flechando con esta joven canadiense, sino también a las imágenes que ella misma cuelga a diario en su cuenta de Instagram (@winnieharlow), donde demuestra que la belleza va mucho más allá de tener una piel uniforme, más sí está muy vinculada con la autoconfianza y el valorarse a sí mismo.

Para ser amados, aceptados y respetados por los demás, siempre debemos empezar por amarnos, aceptarnos y respetarnos a nosotros mismos. Sin duda alguna, eso generará –casi de forma automática- que nuestra verdadera belleza, nuestra belleza interior, sea percibida por todo aquel que nos rodea.

Albelidys Guzmán

Comentarios

comentarios

Etiquetas: Belleza, feo, natural, piel

Autor

Albelidys Guzman

Venezolana. Comunicadora Social mención Publicidad y Relaciones Públicas egresada de la UCAB, Locutora certificada por la UCV y cursante de un MBA en Marketing en la Caribbean International University. Conductora y productora de “Espacio Chic”, un programa radial transmitido de Lunes a Viernes de 7 a 9 am a través de Super Romántica 89.5FM en la Gran Caracas y por www.superromantica.com, donde se trata Nutrición, Salud, Belleza, Moda, Relaciones y Tiempo Libre. Amante del diseño venezolano, creyente en la nobleza humana y entusiasta del bienestar.