Daisy Báez: La política como misión al servicio de la comunidad

Daisy Báez: La política como misión al servicio de la comunidad

daisy en escritorioSi hay alguien que tiene mucho que contar sobre cómo llegar al éxito sin haberse leído jamás un libro de autoayuda es Daisy Báez, una latina como tú o como yo, quien a punta de perseverancia, fe en sí misma y muchas ganas, resultó candidata a representante Demócrata en el circuito 114 de Miami Dade. Daisy es la cara de la comunidad dominicana en esa ciudad y es, además, la voz y el rostro de su partido en los programas de radio y televisión locales cuando un tema álgido de nuestra economía o política, irrumpe en la escena informativa.

Su historia puede parecerse a la de muchos inmigrantes latinos, pero ella ha sabido descollar a punta de esfuerzo propio y allí está la diferencia. No sabemos si nació “enmantillada”, si fue tocada por la “magia de Dios”, si tiene suerte o sencillamente si es una mujer súper trabajadora, fuerte, estudiosa, vencedora de obstáculos. Lo cierto es que su historia es motivadora.

Sin “pelos en la lengua” y diciéndolo además con mucho “orgullo y a mucha honra”, lo primero que nos habla es que viene de abajo, que vivió en la pobreza en su Santo Domingo natal, tanto, que el suelo de su vivienda era de barro. Sin embargo, tuvo una madre con mentalidad de rica y lejos de quejarse de su suerte decidió emigrar a los Estados Unidos y allí  comenzó una nueva historia para Daisy y su familia.

Daisy EjercitoCuando dispuso su partida, su madre ya divorciada, además de nostalgia, afectos y recuerdos dejo a la mitad de su vida: parte de sus hijos, entre ellos Daisy y su hermana gemela Lina quienes a los siete años quedaron al cuidado de su abuela. Daisy llegó a este país cuando tenía 17 años de edad. Nos dice que lo primero que hizo, por agradecimiento, fue entrar al ejército de los Estados Unidos y fue asignada al  en Fort Hood Texas. Lo meritorio de esto es que entró a esta academia sin saber “ni una papa de inglés”. A nuestra pregunta de cómo podía atender órdenes y más aún militares sin entender el idioma, con la espontaneidad y gracia que la caracteriza dijo que cuando el Comandante a viva voz daba las instrucciones “por el rabo del ojo veía a mis compañeros y seguía”. El oído se agudizó, aprendió inglés y luego fue a la escuela para perfeccionarlo. Se ganó el reconocimiento de su supervisor y forma parte de las primeras latinas que se enrolaron en el ejército americano. Que orgullo ¿no? Terminó siendo una soldado altamente condecorada, obtuvo un “Army Commendation Medal”, un “Army Achievement Medal” y varios certificados de logros del “Department of the Army and First Cavalry Division”.

Una vez que cumplió su fase militar y comprometida siempre con servir a su comunidad, comenzó a estudiar bachillerato de Ciencias en Trabajo Social, carrera que concluyó en la Sam Houston State University, en Huntsville, Texas. Paralelamente a sus estudios, y con la responsabilidad que implica ser madre soltera de su única hija Nicole, hoy con 26 años, su residencia de Texas se convirtió en una suerte de consulado donde atendía y resolvía los problemas de los dominicanos que, como ella, decidieron inmigrar a este país. Allí la conoció nuestra amiga Margaret Romero, quien nos las presentó y de esa época nos dice que “Daisy era más conocida en Texas que la propia Cónsul Dominicana”.

En Miami

Una vez en Miami, Daisy, comenzó a ejercer su profesión de la cual no se ha desligado y donde ha trabajado durante más de 25 años. Actualmente es directora regional de la compañía administradora de salud Elements Behavioral Inc. Esta experiencia le ha permitido entender la complejidad de las decisiones y dilemas que enfrentan los médicos, hospitales y compañías de salud todos los días. “Vivo de mi trabajo en la salud, no de la política”, puntualiza.

Su experiencia en apoyar a la comunidad dominicana de Houston, la trasladó a Miami. Sigue siendo su líder, tanto que organiza eventos, crea talleres para enseñarles el conocimiento de leyes y anualmente, durante la celebración de la Independencia, además de los eventos propios, toma a un grupo de sus paisanos y se trasladan en autobús a la sede del gobierno en Tallahassee donde exhiben una muestra de su gastronomía y cultura. Ese evento se ha institucionalizado. También fundó y actualmente es la Directora Ejecutiva de la Asociación Dominicana de Servicios de Salud en la Florida.

Cómo llegó a la política

daisy 1Nos cuenta que no estaba envuelta en la política y tampoco había estudiado esa ciencia. Le gustaba porque “cree en la democracia y en la posibilidad de que a través de la política poder ayudar a otros. Esa es mi naturaleza, servir a la comunidad con ética y transparencia”. Como comulgaba con la filosofía del partido Demócrata, en el año 2010 se registró en esa organización. “Cuanto te inscribes en un partido inmediatamente de comienzan a llegar información, invitaciones y comencé a leer a interesarme y apareció un primer evento”.

–¿Y qué pasó en ese primer evento?

–Era un evento que se iba a realizar para recaudar fondos para la campaña del congresista Kendrick Meek, que se había lanzado para el Senado de los Estados Unidos por la Florida, y se iba a realizar en casa de la familia Fanjul costaba mil dólares y no los tenía. Sin embargo, llamé y dije que quería participar, pero que no contaba con esa cantidad de dinero y la persona al otro lado del teléfono me dijo y cuanto tiene disponible, doscientos cincuenta dólares fue mi respuesta. Está bien, respondió, la pongo en la lista.

Llego el día del evento, Daisy se puso sus mejores galas y se presentó al lugar “con más miedo que vergüenza” y no podía creer que ella fuera parte de esa fotografía donde podía estar de tú a tú con un mismísimo Senador y gente que solo veía en revista o en la televisión. Recordando un poco esa noche dice que “llegarle a un político no es difícil, lo que se tiene que tener es agallas, no desviar el objetivo de lo que realmente buscas”. Cuando entró en confianza y un tanto abrumada por el calor del vino dijo “el próximo evento será en mi casa”, alguien que estaba por allí le tomó la palabra.

Daisy perroLo cierto es que a los pocos días la estaban llamando para organizar un evento de recaudación de fondos en su casa. Ella insistió que su casa era mínima y que no podría realizarse un evento de esa magnitud, sin embargo, le pidieron que ellos querían tener más contacto con el pueblo y así lo hizo. Su casa se llenó, la recaudación fue un éxito y poco a poco Daisy comenzó a involucrarse en la política. Ella conoce al pueblo y su sentir y “la verdadera política se hace con la base del partido, no con la elite”, sostiene.

En el año 2014 tuvo la oportunidad de ser candidata a representante por el Circuito 144 de Miami Dade y aunque no ganó la elección general si la primaria Demócrata convirtiéndome en la primera Dominico-Americana en obtener una nominación estatal de un partido político nacional en la Florida y un mayor reconocimiento. Aún no ha definido si va ser nominada para un cargo en la campaña de Hillary Clinton, eventual candidata Demócrata, pero lo que sí está seguro es que trabajará en su campaña porque cree en la visión política de la ex secretaria de Estado.

Ahora que Daisy está inmersa en la política no deja de leer y prepararse porque tiene que “estar lista” para responder las preguntas escabrosas cuando la llaman de cualquier programa de radio y televisión de Miami, para fijar la posición Demócrata.

Su visión de vida, su esencia, su don de gente no la ha cambiado el oropel de las luces reflectoras de la televisión y que sea reconocida en la calle como una líder, como una importante figura política. Se siente afortunada y no para de agradecer las oportunidades de este país al que dice que hay que mirarlo con respeto, aprender de sus leyes, votar y conocer a tus representantes, de su historia, de sus instituciones, del sistema, contribuyendo con sus taxes, es decir, caminar derechito y nunca, en un caso de un político, permitir ser señalado como corrupto porque esto significaría su sepultura.

 

Marybel Torres

@marislatorres

 

Categorías: Poder Latino

Autor

Marybel Torres

Marybel Torres nació en la Isla de Margarita, Venezuela, lugar al que le profesa un infinito amor. Es periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela. Ganó el Premio Nacional de Periodismo por el trabajo literario desarrollado como editora de la revista institucional Ínsula. Su experiencia laboral se centra en medios audiovisuales, corporativos e impresos. Es autora de dos libros: "Historias de Carnaval" y "Altagracia: Apuntes para su Historia". Le apasiona su profesión, ayudar, aprender algo nuevo todos los días y hacer amigos. Disfruta realizar entrevistas de personalidad porque le permite conocer la vida de las personas y luego narrarlas como un cuento. Es una soñadora empedernida y CEO de lanota-latina.com.

Escribir un comentario…

<