Cuáles son las cinco cualidades más destacadas de las personas

Cuáles son las cinco cualidades más destacadas de las personas

Las cualidades son esas características que definen a las personas y hacen referencia en la manera de ser de alguien o de algo.

A todo  el mundo le gusta ser tratado con respeto, amabilidad, con una  actitud  honrada,  a  tiempo y con discreción. Todos somos iguales en ese sentido. Pero para lograr eso tenemos que, como  individuos, cada uno  desarrollar y destacar  algunas cualidades que si no la  tenemos de manera natural se pueden adquirir con el tiempo. Las cualidades son esas características que definen a las personas y hacen referencia en la manera de ser de alguien o de algo.  Supone una apreciación subjetiva  porque varias personas pueden tener opiniones diferentes sobre  una cualidad  específica en alguien, así  como también varias personas tienen la misma opinión sobre la misma cualidad en alguien en particular. Todos tenemos una cualidad que nos redime. Nadie es perfecto y, aun así, cada día buscamos  la manera de perfeccionarnos.

Cinco cualidades

RESPONSABILIDAD. Esta cualidad  engloba mucho compromiso con los demás y con uno mismo. Es un estilo de vida que el individuo exhibe. De ella depende el nivel de excelencia y el nivel de calidad de muchas de nuestras acciones. Es esforzarse  por   responder con  las obligaciones que  se han contraído.  Cumplir con las promesas que ha hecho.  Quedar bien. Honrar el tiempo llegando a la hora que debe  presentarse. Dejar atrás el recurso fácil de las excusas,  las mentiras y los argumentos  para evadir responsabilidad.  Las personas responsables se diferencian de las que no lo son porque  les dan carácter y valor a los  convenios, acuerdos, pactos  que adquieren. Si es un  estudiante, asistir a clases,  estudiar y  obtener  buenas calificaciones. Si es trabajador, llegar a tiempo a su trabajo, hace su labor con eficiencia y alegría siguiendo las políticas y las reglas del empleador, ayudando al otro,  tener buena comunicación y apagar  el celular. Esta cualidad de ser responsable  va desde los modales (al hablar, al expresar sus emociones, etc.),  la forma de comportarse frente a la vida,   hasta la  simple forma de vestirse. Es algo  sobre  lo  que los padres tienen la obligación de educar a sus hijos e hijas desde la infancia. A ser responsable se aprende.

PUNTUALIDAD.   Tiempo.  Hay que honrar el factor tiempo. Y no me estoy refiriendo al clima, a las condiciones ambientales.  Me refiero al instante,  al momento.   Se denomina tiempo a una medida efectuada sobre los cambios que se producen en el universo. El que nunca de detiene. Se puede ganar tiempo, se puede perder tiempo o se puede ahorrar.    Se puede medir  con un reloj, con un cronómetro, con fórmulas, con tablas,  o con muchos aparatos tecnológicos que existen hoy día. El tiempo está a veces a favor y a veces en contra. Aliado o enemigo.  En ventaja o en desventaja.  No es amigo  ni enemigo de nadie. Cuesta mucho, vale, tiene precio y a eso hay que darle la importancia que merece. Por lo tanto hay que ser  puntual a la hora de llegar y de cumplir con los horarios y los compromisos   contraídos. El que vive lejos tiene que salir con más tiempo y el que vive cerca tiene que salir con tiempo también. Los trabajadores venden su mano de obra y también su tiempo. Por eso se les paga por horas trabajadas. Entonces cuesta y es importante ser puntual.    Los impuntuales son un mal ejemplo para los demás.  Se puede aprender a ser puntual y cumplidor si  cada uno lo permite. Todo en la vida es cuestión de tiempo, en el  pasado, el presente y en el futuro   y es por eso que debemos honrar el tiempo siendo siempre puntuales, organizados, conscientes de esa realidad. Benjamin Franklin dijo: “El tiempo es oro”.   Una persona  puntual se puede definir como una persona  ubicada  e inteligente.

HONESTIDAD.  Trae con ella  la decencia, bondad, justicia, credibilidad, honra, vergüenza. Este  concepto   encierra una serie de sinónimos que en verdad al que posee esta cualidad lo engrandece. No hay como una persona honrada. El honor envuelve a veces la pérdida de la vida misma.  Existen culturas donde se pierde la vida de ciertas maneras porque para ellos eso significa honor.  No tiene precio ser un individuo que cree en el honor.  Es algo que la persona se va formando desde  temprana edad,  con el pasar del tiempo, con   la fortaleza del carácter, no del temperamento porque con el temperamento se nace.  Ser honrado no es un asunto fortuito o dejado a la suerte. Existen  tres caminos, el bueno, el malo y el fácil. Y el que es débil se deja influenciar fácil.  Cada día más  hay que preocuparse  por leer, estudiar, aprender,  interactuar en las relaciones personales para  llenarse  de experiencias nuevas que pueden ser muy beneficiosas y enriquecedoras, que agreguen  valor.  Hay que ser  selectivos de los ambientes que se frecuentan   y de la clase de personas con las que  se relacionan.

HUMILDAD.  Es  una virtud  al mismo tiempo. Consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Es la ausencia de soberbia.  Esta cualidad no tiene nada que ver con la condición mental que es la  pobreza. Son dos conceptos muy diferentes.  Una persona humilde vive con decencia y sin muchas pretensiones. El humilde  no se considera mejor o más importante que otros.  No es humillación tampoco, es algo lejos de ser avergonzante. Desde la perspectiva de la evolución espiritual la humildad es la sabiduría de lo que somos. Es una cualidad que revela que el humano la debe practicar. En la historia de la humanidad  existe un ejemplo de humildad por excelencia y es Jesucristo.

DISCRECION. Sensatez y tacto para hablar u obrar. Un modo de comunicación que se  puede establecer entre dos partes. Un buen ejemplo de eso es la discreción que deben guardar los  hospitales sobre las enfermedades y tratamientos de sus pacientes. Hay un documento que ampara esa parte, una póliza de privacidad. Las informaciones se mantienen en secreto.  La  discreción es también  reserva, prudencia y elegancia.  Cuando se hace algo  a discreción quiere decir que es   según cada cual quiera o decida.  “El  Respeto al derecho ajeno es la paz”, dijo  Benito Juárez. Cada uno es dueño de sus actos y por lo tanto hay que guardar la distancia, ser  sigiloso con lo que se va a decir o divulgar  sobre la vida de los demás.  Hay que ser profesional. Que no exista abuso de confianza. No porque alguien  le confíe algo  en confianza le da derecho a decirlo a los cuatro vientos.  Nadie tiene derecho a tratar los asuntos privados del otro si el otro no se lo autoriza o se lo permite.  Una cosa es una denuncia sobre un acontecimiento  peligroso que va a ocurrir y otra cosa es divulgar secretos sin autorización.

Como una reflexión final es  permitido  significar  que estas cinco cualidades agregan mucho valor a la personalidad del individuo.  El ser humano que es perseverante, firme, equilibrado,  inteligente, que   tiene buen sentido del humor,  es predecible, pacífico y a la vez luchador  puede decirse sin derecho a equivocarse que tiene garantizada una mejor calidad de vida. Una existencia  más próspera.

Autor

Gloria Cooper

Gloria Cooper nació en la Republica Dominicana y reside en New York. Escribo poemas, cuentos, relatos. En el año 2013 escribí una novela basada en la vida inspiradora de mi padre llamada “93 huellas”. Todos mis escritos están siendo traducidos al idioma inglés. Recibí una nominación por mi cuento “El bautizo del hijo querido”, en el Segundo Concurso “Cuéntale tu cuento a La Nota Latina”. En la actualidad escribo una novela corta llamada “Tan fácil que te perdí” y estoy participando en varios concursos literarios internacionales con cuentos inéditos: “Pescando para un susto” (España), “Trampa para un vanidoso Polilla” (Italia) y “Cazador Bohemio”, (España).

Escribir un comentario…

<