¿Cómo saldar las cuentas pendientes del alma?

¿Cómo saldar las cuentas pendientes del alma?

El tiempo nos es crucial para cerrar esas brechas en nuestras relaciones con otras personas, esas que nos marcan con dolor, desencuentro y resentimiento a lo largo de los años. Cuentas que parecen esperar ser saldadas en cualquier momento y que por orgullo o indecisión, seguimos dejándolas en espera.

 

Pero el tiempo no es siempre un aliado en esto de saldar las heridas. Amar y ser amado es para muchos algo que no se experimenta en todas las relaciones. El dolor y el resentimiento toman ese lugar preponderante que nos va carcomiendo hasta que tomamos la decisión de perdonar y aceptar, saldar esas cuentas pendientes para sanar la relación con el otro. Ojalá podamos hacerlo siempre a tiempo, en vida.

La relación con los padres, hijos, familia y pareja suele ser compleja. Para tener paz interior se requiere trabajar en ese proceso de sanar esas viejas heridas con cada miembro, algo que no siempre resulta una tarea fácil. Aún así la recompensa implica libertad, independencia y serenidad. ¿Existe una fórmula para reconciliar las cuentas del corazón? Realmente no. Lo importante es oír a nuestra propia consciencia y a nuestra alma para descubrir qué luz nos revela.

Esto es clave, porque vamos por la vida soltando las cruces de nuestras experiencias en las relaciones con otros, dejándolas por el camino y esas cuentas pendientes regresan a nosotros en nuevos rostros, nuevas experiencias que nos resultan aún más dolorosas, más pesadas, más cargadas y es allí cuando rendidos ante el dolor y la pena descubrimos que somos responsables de nuestra propia maraña.

Se puede comenzar a trabajar en esa relación con los otros y aprovechar el tiempo que se nos da para saldar esas cuentas en vida de todos los involucrados.

Revisa tus sentimientos: ¿Qué sientes o qué experimentas cuando estás con otra persona o ante una situación? Analiza las emociones y si te aportan paz y amor, tu alma te avisa que se trata de algo seguro. Si no es así, es clara la advertencia de que las experiencias por venir serán dolorosas o caóticas.

Ábrete a los mensajes y las ideas que te llegan: el alma se comunica con nosotros de muchas maneras, es muy sutil: a través de un amigo, de un libro, una canción, un aviso en plena calle, de algo que llama tu atención y resuena contigo en un momento especial.  También surge con nuevas ideas que asoman en tu pensamiento, solo es cuestión de estar serenos para permitirle que se comunique y una vez con el mensaje en mano, es cuestión de confiar. Con la experiencia llegará un momento en que confiarás a ciegas, con certeza absoluta, con entrega y devoción.

Aceptación: cuando hablamos de hacer las paces con alguien y saldar cuentas, debemos aceptar que la otra persona es quien es. Reconoce su parte de la historia. No se puede pedir un padre, una madre o una pareja diferente. Querer que sean diferentes es inútil. Aceptar que son como son, con sus procesos, sus decisiones, sin pretender cambiarlos resulta un paso fundamental para el perdón. Eso no implica soportar abusos o daños físicos, pero sí hacer las paces con el pasado, con lo sucedido. Y si se elige seguir a su lado, se hace desde la consciencia.

Apoderarte de tu propia historia: encuentra tu propia coherencia y sentido dentro de esa relación, bien sea familiar, de pareja o de amistad. Explora, acepta e integra tu parte de esa historia, para que seas consciente de que no dependes de lo que el otro o los otros hagan. Eres responsable por ti mismo, por lo que sientes y lo que sucede contigo. Al apoderarte de tu historia, te haces dueño de tu destino. Lo que hagan los demás, aunque te afecte, no será ya un motor determinante, pues podrás evaluarlo desde la distancia con claridad.

Puedes saldar las cuentas pendientes y conservar las amistades y dejar ir aquellas que ya no aportan nada a tu vida una vez los perdones. Traer luz a las experiencias vividas y hacer las paces con todo lo que ello implique aportará bienestar a tu vida. Saldar las cuentas pendientes no siempre será un proceso exacto, pero sin duda valdrá la pena ayudar al corazón a ser libre y a experimentar lo que es el amor incondicional.

@ecnaproasesoria en Twitter, Facebook e Instagram.

Comentarios

comentarios

Autor

Evelyn Navas

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Su experiencia se centra en comunicaciones corporativas y manejo estratégico de redes sociales. Actualmente ejerce la dirección de su agencia Ecnapro Asesoría Comunicacional. Ha escrito para diversos medios de comunicación en Venezuela y en el exterior en áreas como gerencia, negocios, música, bienestar y arte. A través de perfiles le gusta indagar en la personalidad de aquel que transforma el mundo con sus acciones y sentimientos. La vida es apasionante y merece ser narrada. Le contactan en @EcnaproAsesoria.