Cádiz: una tacita de plata

Cádiz: una tacita de plata

 

El recorrido por Europa continúa. Esta ocasión llegamos a España en una mañana bastante húmeda al aeropuerto de Jerez de la Frontera que queda a escasos 45 minutos en auto hasta Cádiz. Nuestro hotel ubicado en el corazón de Cádiz (Apartamentos Maier) en la calle San Nicolás nos permitió poder desplazarnos a las cercanías para hacer las visitas correspondientes a Torre Tavira, la Plaza de San Antonio, la Casa de las Cadenas y el monumento a las Cortes. Un hotel céntrico, económico y limpio hace la diferencia en tu estadía, más aun si está ubicado a 5 minutos de la playa.

 

La famosa Catedral de Cádiz, también conocida como Santa Cruz sobre el Mar o Santa Cruz sobre las Aguas.

Aprovechando las horas de luz del primer día, nos paseamos por el famoso parque El Perejil que es conocido como el parque El Genovés. Fue nombrado así, honrando a su jardinero quien fue el total responsable de tan magnífica obra botánica en el siglo XVII.  El jardín se extiende con sus verdes en degradé por el lado suroccidental de la ciudad y puedes disfrutar de diversas variedades de plantas, árboles, arbustos y su extensa muralla de cipreses que lo bordean, embelleciendo el casco histórico de la Sirena del Océano (otro de los nombres como se conoce a Cádiz) y como la bautizó el poeta inglés Lord Byron. No solo podrás tener el privilegio de recorrer sus áreas verdes sino también admirar los hermosos jardines, pequeñas fuentes, monumentos y su gruta. Tómense su tiempo y recórranlo despacio, recreándose en los sonidos de las aguas de las cascadas y del lago. Es un paseo que vale la pena hacer.

 

Cádiz: una tacita de plata

 

Cádiz es conocida por su larga e influyente historia y no la puedes conocer en su totalidad si no conoces su puerto. En un entramado de murallas y castillos que ponen de manifiesto su importancia de ciudad portuaria, tienes para tu deleite el Castillo de Santa Catalina y el de San Sebastián que miran hacia las arenas ambarinas de la Playa Caleta. Si te animas a caminar más allá de la Puerta de Tierra, monumento que separa la ciudad antigua de la zona moderna, encontrarás Playa Victoria.

 

Cádiz: una tacita de plata

 

En esta ciudad hay mucho por recorrer como son la Casa Obispo. Al salir de esta se encuentra el Teatro Romano y más allá, en la calle de la Plaza de la Catedral vas a encontrar la famosa Catedral de Cádiz que se la conoce como Santa Cruz sobre el Mar o Santa Cruz sobre las Aguas y en donde se ve el cambio de estilo arquitectónico a través de 116 años de historia. La Catedral comienza en estilo barroco y es terminada en estilo neoclásico y por un costo módico puedes recorrerla toda incluyendo la Cripta, la Sacristía, la Casa de Contaduría y, puedes contemplar la mejor vista panorámica de la ciudad desde la Torre del Reloj.

 

Cádiz: una tacita de plata

Faro de Chipiona.

La oferta gastronómica en la Tacita de Plata es amplia e incluye restaurantes para todos los gustos y bolsillos. Nosotros, decidimos visitar en el casco histórico el restaurante Ultramar & Nos cuyo menú a pesar de no ser tan extenso tenia platillos variopintos y los de nuestro agrado fueron   el pulpo a la brasa y la escalibada con tataki de tuna; cerramos la velada con una exquisita tarta de limoncello. El Garbanzo Negro es otra buena opción, junto a la Torre de Travia en donde sirven comida casera de calidad.  Si eres amante del pescado frito, te recomiendo el local de Freiduría Las Flores donde no solo es el templo del pescado sino que puedes escoger el servirte unas deliciosas y crujientes tortitas de camarón, unas patatas alioli y una suculenta paella de mariscos acompañados de una fría (cerveza).

Cádiz: una tacita de plata

La oferta gastronómica es amplia, para todos los gustos y bolsillos.

Mi última recomendación a la hora de comer es el bar El Laurel, un sitio modesto y típico con una vasta muestra de la tradicional cocina gaditana que nos recibió con amabilidad. Lo escogimos no solo por su menú escrito en pizarrones grandes que se ubicaban oriundos en la vereda sino porque   el olor que sale de su cocina es capaz de embobar a cualquiera atrayéndolo hacia su establecimiento. Aquí les sugiero prueben los rollitos de berenjena con langostinos, las albóndigas en salsa moruna, los rulos de queso de cabra con cebolla caramelizada y las croquetas caseras.

Si eres un amante empedernido de la pastelería, aunque el menú es limitado, La Poeme ubicado calle abajo del Mercado de Abastos es también una opción por su delicioso café. Mi última recomendación es ir a Maype situado en Corneta de Soto Guerrero donde los bombones tradicionales fueron nuestra perdición.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Destinos

Autor

Margarita Dager-Uscocovich

Nacida en Guayaquil – Ecuador en 1967.Formé parte del equipo editorial de la revista del Colegio Urdesa High School como editora fundadora . El residir en varios países de Europa y América , me ha dado la oportunidad de enriquecerme de su cultura , esto ha sido una gran referente que me permite tener una visualización diversa y distinta para comunicar sentimientos y emociones a través de mis escritos . He sido colaboradora en algunos Editoriales de Mundo Latino Newspaper en Charlotte, Carolina del Norte, con trabajos de periodismo de opinión y de gastronomía y de salud en el periódico La Noticia, también de la misma ciudad. Ahora inicio otra aventura desde la revista digital La Nota Latina, con sede en Miami.