Beaufort: encanto e historia se fusionan en esta ciudad de Carolina del Sur

Beaufort: encanto e historia se fusionan en esta ciudad de Carolina del Sur

 

Beaufort tiene todo lo que esperarías de un pequeño pueblo sureño: casonas, árboles cubiertos de musgo y un lugar costero pintoresco en Port Royal Island. Lo que distingue a Beaufort es la cultura Gullah local, cuyas raíces datan de la conocida “costa del arroz” en el occidente de África.

Se trata de uno de los pocos pueblos del país que tiene todo su centro de la ciudad designado como un distrito histórico por el National Trust for Historic Preservation.

Beaufort también ofrece un sinnúmero de deportes acuáticos, así que es obligatorio disfrutar de las famosas aguas cálidas de este lugar. En Saltus River Grill encontrarás los mariscos más frescos y podrás disfrutar del atardecer en el área al aire libre. Antes de irte, asegúrate de llevarte una canasta de paja hecha a mano.

 

Beaufort: encanto e historia se fusionan en esta ciudad de Carolina del Sur

Beaufort también ofrece un sinnúmero de deportes acuáticos y marinas.

 

Provisto de una costa prístina, una rica historia que se remonta a antes de la guerra y un casco histórico con encanto, Beaufort es algo más que uno de los destinos de vacaciones más florecientes de Carolina del Sur. Aquí los viajeros podrán descubrir un entorno único donde contemplar las asombrosas vistas que ofrecen los ríos, pantanos y robles cubiertos de musgo.

Más de 50 estructuras históricas han sido identificadas en Beaufort, incluyendo muchas hermosas casas privadas que han sido bellamente restauradas y están disponibles para ver a través de caminatas guiadas por profesionales, autobuses o carruajes tirados por caballos. Los eventos especiales de primavera y otoño ofrecen a los lugareños y visitantes la oportunidad de visitar varias casas y jardines privados.

Además, su auténtica cocina “lowcountry” y su ritmo de vida pausado dan lugar a una experiencia que consigue permanecer en la memoria de todos aun después de abandonar esta región.

Un lugar con historia

Tras décadas de búsqueda, los arqueólogos han dado en Carolina del Sur con los restos de un antiguo fuerte que los españoles levantaron en el asentamiento de Santa Elena, fundado hace 450 años por el marino asturiano Pedro Menéndez de Avilés y que ahora se reivindica como “la primera capital” de Estados Unidos.

Los intentos de encontrar esta primitiva fortaleza, levantada en 1577, no habían dado fruto hasta que las nuevas tecnologías han permitido localizarla bajo tierra. El hallazgo es obra de un equipo dirigido por Chester DePratter, de la Universidad de Carolina del Sur, y Victor Thompson, de la Universidad de Georgia.

 

Beaufort: encanto e historia se fusionan en esta ciudad de Carolina del Sur

Hermosas y señoriales casas.

 

Los restos del llamado fuerte de San Marcos se han encontrado bajo un antiguo campo de golf de unos terrenos militares de los marines en Parris Island, en las cercanías de la ciudad de Beaufort.

Se trata de uno de los cinco fuertes españoles que se construyeron sucesivamente a lo largo de los 21 años de existencia de Santa Elena y fue establecido por Pedro Menéndez Márquez, sobrino de Menéndez de Avilés y en aquel momento gobernador de la Florida.

En Beaufort se reivindica ahora Santa Elena como la primera capital de la Florida y, por tanto, la primera capital de los europeos en lo que ahora es EE.UU., ya que sostienen que San Agustín era en aquellos primeros momentos solo un puesto militar, aunque después ganara importancia y haya pervivido hasta nuestros días.

 

Beaufort: encanto e historia se fusionan en esta ciudad de Carolina del Sur

Amaneceres y puestas de sol de ensueño.

 

En todo caso, Santa Elena se adelantó en más de 40 años al establecimiento en 1607 de los primeros colonos ingleses en Jamestown, en el actual estado de Virginia, y en más de cinco décadas a la llegada a Plymouth (Massachusetts) de los “padres peregrinos” a bordo del legendario “Mayflower” en 1620.

Santa Elena fue prosperando desde su creación en 1566 por Menéndez de Avilés y, según los investigadores, permaneció como capital de la Florida española entre 1571 y 1576. Ese año, tras un ataque de los nativos de la zona, fue abandonada durante un año. En octubre de 1577, su sobrino Menéndez Marquez regresó con dos barcos, llevando consigo tablas y postes de madera ya prefabricados para erigir el fuerte para prevenir nuevos ataques y en tan solo seis días ya lo tenía terminado.

Se trataba de una construcción de madera con un edificio central que contenía las despensas y los barracones y una gran plataforma triangular en un extremo para los once cañones que lo defendían.

Después de cinco años, los postes que rodeaban el fuerte se desgastaron y se construyó otro, también llamado San Marcos, en la orilla cercana, donde permaneció hasta 1587, cuando los españoles abandonaron definitivamente Santa Elena para concentrar sus recursos en San Agustín.

FUENTE: abc.es, tripadvisor, aarp.com

Fotos: Instagram

 

Comentarios

comentarios

Categorías: Destinos

Autor

Redacción La Nota Latina

Informaciones, artículos de opinión y noticias escritas por periodistas, blogueros y colaboradores de esta revista digital. La Nota Latina no se hace responsable de la redacción, conceptos y opiniones emitidos en el contenido informativo.