América Latina en el ojo del arte de los venecianos

América Latina en el ojo del arte de los venecianos

La Bienal de Arte de Venecia en su edición 56 es una de las mayores muestras de arte contemporáneo del mundo y en este 2015 será la más prolongada hasta la fecha, pues estará en exhibición hasta el 22 de noviembre. Latinoamérica participa con su discurso de siempre, la política, la protesta social y la irreverencia que dominan en el arte de nuestro continente.

 

Bienal de veneciaEsta edición 56° abrió con el tema Todos los futuros del mundo (‘All the world’s futures’). El nigeriano Okwui Enwezor, elegido curador -el primer africano en este puesto en 120 años de historia-, reunió a 136 artistas provenientes de 56 países, de los que 89 exponen en la muestra por primera vez. Todo con la intención de constituir un nuevo enfoque de la relación entre el arte, los artistas y el curso actual de los acontecimientos, teniendo en cuenta los cambios radicales ocurridos en los últimos veinte años, tanto en la sociedad como a nivel tecnológico, económico y medioambiental.

El presidente de la Bienal, Paolo Baratta, expresó a la prensa internacional que: “El mundo que se nos presenta hoy en día muestra divisiones y heridas profundas, basadas en las desigualdades y que nos auguran un futuro incierto. A pesar de los enormes progresos hechos en el mundo del conocimiento y la tecnología, seguimos inmersos en una ‘era de ansiedad’, que los artistas presentes han sabido captar. Los tres mil metros cuadrados del Arsenal y los jardines vecinos albergan decenas de pabellones nacionales que encierran multitud de obras en forma de actuaciones, dibujos, pinturas, esculturas, instalaciones, entre otros”.

La ciudad de los canales se dejó seducir por los artistas latinoamericanos y por primera vez, países de nuestro lado arribaron con sus propios pabellones, ya no como simples invitados.

 

Latinos que conquistan con nuevas propuestas y estéticas

Monika Bravo, artista colombiana.

Monika Bravo, artista colombiana.

La artista colombiana Monika Bravo fue una de las tres elegidas para exponer su obra en el pabellón de la Santa Sede (Vaticano) en la Bienal de Venecia, dedicado al Nuevo Testamento y titulado El Verbo se hizo carne. Su proyecto se basa en seis pantallas que representan diversos puntos de vista, con imágenes de naturaleza proyectadas y superpuestas con formas geométricas, subtituladas con textos del Evangelio en griego. Están inspirados en Colombia y se trata de una invitación a descubrir un mundo poético que la artista dota de movimiento y en el que se encuentran la imagen y la palabra. Para El Vaticano, la obra de esta colombiana puede ayudar a plantear nuevas poéticas y un nuevo mundo de formas y colores, en el que es posible redefinir y eliminar las fronteras entre culturas.

Junto a Bravo la Santa Sede eligió a otros dos artistas: la macedonia Elpida Hadzi-Vasileva y el mozambiqueño Mário Macilau, en un intento de representar diferentes continentes y culturas, ensalzar la presencia femenina y restaurar el diálogo entre el arte y la fe.

bienal de veneciaMientras Colombia se va con lo religioso, Ecuador se apuntó con la polémica y el debate, por la presencia de María Verónica León, cuyo nombramiento oficial motivó que decenas de artistas coterráneos se volcaran em las redes sociales a opinar sobre su participación con la obra Oro y Agua: Espejos Negros Apocalípticos que se expone en el pabellón de Ecuador en la Bienal de Venecia. La crítica vino por la falta de una curaduría seria, pues la artista contó con mecenazgo gubernamental, sin selección previa. León se defendió también a través de la prensa local, comentando sobre su trayectoria y escudando su oportunidad: “Es importante que se conozca que la Bienal de Venecia ha armado, desde hace algunos años, nuevas plataformas donde los países que no tienen un pabellón puedan integrase a través de organismos muy serios, ligados a curadores de todo el mundo que saben y tienen información valiosa de los artistas que pesan para un evento así y una de esas artistas soy yo. El gobierno de Ecuador y el Ministerio de Cultura me han patrocinado una vez que han conocido sobre mi trabajo. La razón por la que estoy en la Bienal de Venecia es porque mi trabajo se sustenta por sí solo”, dijo la artista.

bienal-venecia-pabellon-brasil--644x362Por su parte Brasil, representado por Vik Muniz, planteó el tema de la inmigración a través del accidente en 2013 cerca de Lampedusa, donde 400 migrantes, provenientes principalmente de África, murieron ahogados. Muniz tomó la forma de Lampedusa, una barca de madera parecida a los barcos de papel, y la plasmó en 15 metros de largo, recubierta con la portada del diario veneciano La nuova Venezia del 4 de octubre de 2013, el día siguiente a la tragedia. Flotando en las aguas del estanque de San Marco, cerca del Arsenal, el barco representa la precariedad, la fragilidad de los migrantes ante el futuro y durante su viaje. El artista brasileño previsto subastar Lampedusa en la sala Christie’s de Londres el próximo mes de octubre y destinar lo recaudado al Consejo Italiano para los Refugiados (CIR).

Chile está presente también en esta Edición 56° con la obra de dos artistas: Paz Errázuriz y Lotty Rosenfeld, en la que se critica los excesos del capitalismo y se destaca la fuerza que pueden tener las protestas ciudadanas que desafían a la hegemonía del mercado.

Bienal de veneciaMéxico no se queda atrás: Possessing Nature es la nueva exposición de Tania Candiani y Luis Felipe Ortega. Juntos, serán los sucesores a Ariel Guzik en la representación de México en la Bienal de Venecia este año. Bajo la curaduría de Karla Jasso, el concepto está basado en la percepción y yuxtaposición de México y Venecia como ‘ciudades anfibias’, en el sentido de que una enaltece el mar mientras que la otra tuvo ríos que ahora están totalmente secos por su estado colonial. El resultado de esta obra es una exploración de la historia de la arquitectura de ambas ciudades, así como su relación con temas políticos, económicos, de infraestructura e incluso los poderes religiosos y militares que han apoyado los imperios desde sus orígenes.

Possessing Nature consiste de una instalación conceptualizada por Candiani y Ortega en la que se integrarán —y discernirán— prácticas artísticas, intereses de investigación y discursos estéticos intercalados en una discusión originalmente propuesta por Okwui Enwezor para la edición 56 de la Bienal de Arte. El fin es analizar los efectos persuasivos de los acueductos históricos hacia la tecnología moderna que permea nuestros días.

bienal de venecia 2Finalmente, cansado del caos y del bullicio que aporta ruido a las sociedades modernas, el uruguayo Marco Maggi ha optado por una apuesta valiente, arriesgada y muy original. Su pabellón está aparentemente vacío, aunque en realidad sus cuatro paredes blancas esconden pequeños recortes también blancos que conforman figuras, dibujos y entramados complejos. Es una analogía del caos moderno y su intención es aportar tranquilidad y sosiego a un público que recibe al día una gran cantidad de información.

Argentina está representada en las esculturas de Juan Carlos Distéfano y otros artistas. Es la primera vez que este país tiene su propio espacio en la Bienal de Venecia. Son 23 piezas que se exhiben y que hablan de la muerte, las diversas condiciones sexuales y la violencia en obras que muestran también rasgos de la sociedad argentina actual.

Finalmente, Venezuela participa bajo el lema Te doy mi palabra que representa el feminismo, la irreverencia, la reivindicación de los valores, la ecología y el rescate de la cultura aborigen, entre otros motivos. La propuesta fue realizada por los artistas venezolanos Argelia Bravo y Félix Molina.

Más allá de América Latina

bienal de venecia 7 vzlaCruzando el Atlántico, el pabellón de España –representando a Iberoamérica- toma como punto de partida la figura de Dalí para desarrollar otros tres proyectos que son distintos entre sí, pero que comparten una misma estela daliniania, tal y como explicó a Efe el comisario, Martí Manen. Los artistas encargados de representar a España este año son Francesc Ruiz, que lleva hasta la Bienal dos quioscos con los que invita a reflexionar sobre la manipulación informativa que realizan los medios y también recordar la popularidad del género del fumetto erótico italiano (cómics dirigidos a un público homosexual en los años 80). También Helena Cabello & Ana Carceller que se preguntan por qué las identidades sexuales diversas no son tomadas en consideración en la Europa del siglo XXI; y Pepo Salazar, que crea un espacio cargado de capas y capas de información, saturado de contenidos, cuya intención es recrear la confusión que impera en las sociedades modernas.

También desde España, concretamente desde Cataluña, el cineasta Albert Serra invita al público a reflexionar sobre el cambio cultural que están viviendo las sociedades modernas, donde las máquinas tienen cada vez mayor importancia. Lo hace a través de su obra Catalonia in Venice. Singularity, que está compuesta por cinco pantallas audiovisuales que desarrollan varias historias que recrean cuál ha sido el recorrido en los últimos tiempos para llegar a la pérdida de la centralidad del cuerpo como medio básico de relación.

Evelyn Navas

evelynnavas@gmail.com

Comentarios

comentarios

Categorías: Cultura

Autor

Evelyn Navas

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Su experiencia se centra en comunicaciones corporativas y manejo estratégico de redes sociales. Actualmente ejerce la dirección de su agencia Ecnapro Asesoría Comunicacional. Ha escrito para diversos medios de comunicación en Venezuela y en el exterior en áreas como gerencia, negocios, música, bienestar y arte. A través de perfiles le gusta indagar en la personalidad de aquel que transforma el mundo con sus acciones y sentimientos. La vida es apasionante y merece ser narrada. Le contactan en @EcnaproAsesoria.